Necesidades nacionales

Editorial / Venezuela RED Informativa

El régimen que dice gobernar en Venezuela le administra al país una nueva dosis de “patria para todos”. La Ley Anti-Bloqueo “elaborada” a muchas manos, de adentro y de afuera, es todo un documento dedicado a la idiotez y a la más alta vagabundería. Con un solo objetivo cierto: “legitimar” el saqueo y el atropello por parte del estado chavista a todas sus víctimas: la nación venezolana.

Esta parodia funesta de leyes de estado de guerra remeda casi que en sus comas y en sus puntos a la batería de adefesios jurídicos que se inventaron nuestros chulos de La Habana en la Era de la Crisis de Octubre de la época de JFK.

Una carta abierta, una patente de corso para que en nombre de la “integridad” nacional estos delincuentes hechos gobierno continúen llevando a cabo lo que mejor saben hacer: ¡el mal y lo malo!

Las Leyes de Nuremberg son un curso de plastilina online, si se les compara con las fabulosas oportunidades e inmensas posibilidades para el robo y el desvalijamiento nacional, que se permiten “legalmente” estos zánganos con el nuevo equipamiento jurídico para enfrentar el “asedio imperial”.

Obviamente, en ellas no se menciona la presencia de las tropas de invasión cubanas invitadas por el “gobierno”. Ni a los asesores rusos, chinos, iraníes, terroristas de renombre internacional, ni tampoco a las FARC asociadas en el negocio gubernamental de la producción y exportación de drogas. Solo los yanquis son el único origen de las desgracias del comprometido gobierno de la porquería del siglo XXI, el cual está montado en la búsqueda de la felicidad colectiva.

De manera que si estos “angelitos” venían haciendo lo que se les daba la gana en materia de DD.HH., saqueo a la propiedad privada, robo descarado a la pública y las libertades personales confiscadas, ahora “legitiman” todos y cada uno de sus atropellos habituales, en nombre de lo que ellos llaman “NECESIDADES NACIONALES”, las cuales, como todos sabemos, no son para nada nacionales. Son las de ellos y las de las bandas de malvivientes que los acompañan en la destrucción de nuestro país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − doce =