“No Luis”

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

Nunca ocultarán los usos inmundos sodomitas.

En la obra Ab Urbe Condita, del escritor Tito Libio inspirador de Nicolas Maquiavelo, encontramos la expresión: Vae victis, “¡Ay de los vencidos!”, dicho atribuido a Breno, un jefe galo que venció a Roma, por lo que aceptó mil libras de oro para retirarse de esa ciudad, pero cuando hubo que pesar el oro puso su espada sobre la balanza a su favor y dijo Vae victis.

Es como decir ahora del árbol caído todos quieren hacer leña, así es la humanidad en su decadente abismo por lo que vendrán tiempos muy duros.

Cualquiera quisiera pruebas de la imputación del acróstico “NO LUIS”, pero son públicas, como públicas son las del fraude electoral de los EE.UU.

Esta realidad nos sitúa frente a una verdad verdadera y una sugerida, impuesta o negada. Las pruebas solo sirven si son promovidas, ofertadas o impulsadas con el poder.

El mal siempre ha ganado y para muestra la historia de la humanidad, el bien apenas ha conquistado pequeños espacios con grandes batallas.

Qué equivocado estaba al pensar que Biden no estaría en la Casablaca con un fraude monumental anunciado públicamente por él mismo, documentado suficientemente y dado a conocer al mundo, como ha ocurrido en Venezuela con tantas elecciones.

El hecho que los comunistas chinos hayan comprado a una corrupta élite política dice del poder del dinero en manos de los malos, según el talante que define su cultura y modus operandi de siempre en el mundo, como el caso Odebrecht y otros tantos.

Que un eminente representante de la forma de ser y actuar de los políticos, plenos de vicios inmorales y concupiscencia, por decir lo poco, sea el títere de las élites como en Venezuela lo son de la escoria del Caribe y otras latitudes para sus fines perversos. Como vemos, no es extraño ni en EE.UU.

Trump fue vencido por los ardides del mal. Ya vimos cómo en ese país los últimos presidentes fueron hasta reelectos porque les servían al NOM, y ahora vuelven con más poder y las consecuencias serán nefastas. Es probable que haya comenzado el principio del fin de los EE.UU. como superpotencia.

Ahora corrijo mi error diciendo que nadie crea que las declaraciones juradas, (affidavits), los videos, las computadoras y demás pruebas servirán con Trump como un ciudadano cualquiera cuando no sirvieron siendo el Presidente. El pueblo de EE.UU. no es realmente diferente a otros, como vemos no solo pasa en Venezuela con los que aquí llaman políticos, son lo mismo en otras latitudes.

Heráclito de Éfeso dijo: “lo único permanente en la vida es el cambio”, veremos cuántos cambios nos depara el futuro inmediato, pero sabemos que Obama tiene relaciones con Castro y es uno de quienes gobernará EE.UU. Luego, y de acuerdo a esa y otras variables, la tragedia de Venezuela continuará.

De la Orden de los Caballeros de Fénix


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + nueve =