No paren

Editorial / Venezuela RED Informativa

A pesar de la diáspora agotadora, la Venezuela que está afuera sueña con la libertad. Desde las marchas y desde las tarimas en contra de la basura que nos destroza y nos mantiene bajo secuestro, se mira como posible salir de esto.

El vigoroso grito de un país perdido de su idioma, sus playas y sus días de puentes, se recupera y vuelve a soñar. A punta de cuatro, arpa y maracas; de Guaco y chatarraritas de los 80, pareciera que “sí se puede”.

Desde afuera de Venezuela, Venezuela se puede soñar. ¡Arrecho es adentro, donde toca ser muy pragmático!

La nueva sobrevivencia del país de adentro pareciera estar de pelea permanente con las formas, la buena educación y la generosidad que acumulamos por décadas como pueblo. La crónica crisis económica, la cultura del más desvergonzado saqueo y del atropello desde el estado reeditado por estos miserables del chavismo, se está llevando por delante nuestra vieja bondad y empatía, esa que fue nuestro sello, nuestro “Made in Venezuela”, tras siglos como gente buena.

La envidia miserable del vago, la competencia desleal entre el recién vestido y el que estudió, se preparó y luchó; y la búsqueda por donde sea del “enchufe” o del “enchufado”, está haciendo de nosotros, como pueblo, seres despiadados y egoístas.

Venezuela apuesta al casi 30% de su población, la que se escapó del país. Empapados en sudor, valentía e incansable fe en su porvenir, la Venezuela que está afuera, la que está construyendo también su pedazo del país del Día Después.

Miles regresaran con sus nuevos saberes, con muchísimos menos complejos y pruritos de los que se fueron. Vendrán con sus nuevos talentos a reconstruir otro país, que en algún momento va a aparecer.

Por eso, que cada quien, que cada uno jale desde donde esté para la salida de esta desgracia. Pero, eso sí, que NO PAREN ni un instante de empujar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 11 =