¡No pasa nada!

Editorial / Venezuela RED Informativa

A medio camino del tercer mes del año 21, el país continúa en las mismas manos. Seguimos atrapados entre mafias peligrosísimas que se reparten lo que hay, lo que consiguen y hasta lo que se puedan inventar dentro de Venezuela. ¡La porquería del siglo XXI se mantiene invicta!

Una Resistencia resignada y callada prefiere dar por vistos los asuntos públicos y la política nacional. Justamente, en ausencia de políticas públicas que puedan mejorar su calidad de vida, la gente decidió pasarse el suiche. Ya no espera nada ni del gobierno ni tampoco de la oposición, que, confiada, piensa que con cerrar los ojos la realidad deja de existir. ¡Se metieron una lumpia echada a perder!

La batería de leyes en la agenda legislativa de la Asamblea Nacional, próximas a ser “debatidas”, súbitamente aprobadas y más rápido aún puestas en funcionamiento, es un tema del cual ni vale la pena hablar.

Para Juan Guaidó y para los espabilaos que con él pasan el cepillo, la condición de que la Asamblea 100% chavista NO sea aceptada por una buena parte de la comunidad internacional, le da para “creer” a él y a su cuerdita, que el país cuenta con un traje de Superman hecho a la medida. Que todo lo que la Asamblea Roja Rojita haga. Todo sobre aquello que ella legisle, ¡no va! Así, sencillito. Podemos dormir tranquilos. Ya incluso lo ratifico el mismísimo Sr. Biden. Nulo de toda nulidad, como dicen los abogados. ¡Punto!

De manera que, en la lógica de estos cretinos, nunca sucederá un proceso cerrado para “privatizar” PDVSA. Ni tampoco a las compañías de electricidad, o a las que suministran el agua potable, las siderúrgicas, las acerías y el resto de los jugueticos que, aunque son ya casi chatarra en Guayana, siguen siendo valiosos. Tampoco los grandes yacimientos de riquezas naturales esparcidos por medio país. Ni las nuevas “maneras” de comprender en Venezuela el concepto de propiedad privada, por ejemplo.

Total, como la actual Asamblea Nacional NO es legal. Como la única Asamblea Nacional de verdad verdad, es la de 2015, con todo y Omar Barboza. Como la “otra” NO existe. Como solo es una sombra chinesca, en la imaginación de los hampones que exprimen día a día al país. Entonces, acá ¡NO PASA NADA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 5 =