Nuestro asunto

Editorial / Venezuela RED Informativa

Hace apenas un par de días atrás, las cadenas electorales norteamericanas tenían a Joe Biden con 290 votos en el mapa del colegio electoral que decide quien resulta presidente en ese país. De golpe y porrazo la CNN baja de ranking a su candidato favorito y le coloca algo menos de los 270 que requiere para alzarse con la victoria. ¡Bien raro!

Entre tanto los demócratas del siglo XXI, que ya empezaron a nombrar gabinete, se ponen intensos con AMLO en México. Este se encripta en su Doctrina Estrada. Refunfuña y se las da de charro para no felicitar ni a Biden ni a la señora Harris.

Donald Trump visita el Cementerio de Arlington y “caprichosamente” le sale cuadrarse a lo militar, mientras transcurre el minuto de silencio cuando son las once, del día once, del mes once. Allá, en Estados Unidos, el Día de los Veteranos. En el resto del mundo, la conmemoración de los 102 años que puso fin a la Primera Guerra Mundial. Y el tiempo no se detiene.

No solo el señor Maduro teme que los resultados electorales en Norteamérica creados por las cadenas, “cambien” y resulte finalmente reelecto Trump. Hay ya una estampida de locos y estúpidos del mundo entero, que apostaron al debilitamiento de América por cuenta de los enormes capitales norteamericanos en peligro de pérdidas incalculables, que funcionan en la China del Partido Comunista de los Trabajadores.

Hoy, más que nunca, es rigurosamente cierta aquella frase de “si Estados Unidos tose, el resto de América pesca un refrío”. Porque en una Norteamérica en donde se trampee en las elecciones, se resquebraja el delicado equilibrio de justicia y del triunfo de la verdad, que del Río Grande hacia abajo de nuestro continente es el paradigma de nuestros países. De “venezolanizarse” el juego electoral en ese país, estaríamos presenciando el principio del fin irreversible de los valores fundamentales del Mundo Libre.

Así pues, que ¡claro que “eso” es NUESTRO ASUNTO! Jugamos obligados con un hombre como Donald Trump por lo que él significa y pesa para la causa de la libertad de nuestro país. En “esto” estamos juntos, si realmente queremos escapar de la sombra de la porquería del siglo XXI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =