Nuevamente

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

Nuevamente, como todos los eneros desde hace muchos eneros, el cuerpo diplomático acreditado en Venezuela es jalado de locación en locación, para ser “testigos” de las “hazañas” de la Asamblea Nacional.

Nuevamente, como todos los eneros desde hace muchos eneros, el Departamento de Estado, la Comunidad Europea y cuanto chicharrón consigan los Yanquis para que llame por teléfono a los “buenos” de la oposición, se ponen del lado de la democracia y de la búsqueda de la recuperación de la libertad perdida en Venezuela desde hace mucho tiempo.

Nuevamente, como todos los eneros desde hace muchos eneros, la oposición en Venezuela abre un mágico portal noticioso que trata de hacer creer que “ahora si van con todo contra el NARCOGOBIERNO bolivariano del siglo XXI”.

Nuevamente, como todos los eneros desde hace muchos eneros, la beatería de Adentro y de Afuera, se cree el cuento chino de la solución de nuestra tragedia por un grupo de valientes que brincan rejas, son asediados por el SEBIN mientras pasan twists alarmantes que dan cuentan de su vida en riesgo, dentro de algún hotel de Caracas mientras arreglan al país.

Nuevamente, como todos los eneros desde hace muchos eneros, “esto” es ¡más de lo mismo!

El fuerte olor a circo montado en toda esta comedia es insoportable. La casi total certeza de un nuevo arreglo entre gobierno / oposición, hace menos que creíble tanto sufrimiento, tanta heroicidad y tanta Asamblea Nacional montada en el estacionamiento del Nacional. Por cierto, bien arregladito muchas horas antes de la “sorpresa” para la ocasión.

Es bueno recordar: el inventario de pendejos en Venezuela se ha reducido dramáticamente. Con casi un cuarto de la población rompiéndose el alma fuera del país para mantener a los que nos quedamos, ya no son tan abundantes.

De tal manera que no está fácil creerse la “preocupación” de la Primera Dama, cuando uno le observa la dentadura perfecta, en medio de un ataque de risa. Ni tampoco como Ramos Allup y Stalin sí que entran al Hemiciclo Legislativo y a Guaidó le toca hacer maromas en una reja, frente un piquete de las Gloriosas Fuerzas Armadas nacionales, en ángulo perfecto para tomar una fotografía que ha recorrido el mundo.

Eso, por supuesto, sin poder olvidar que mientras el embajador del Reino de España en Caracas mueve su cabeza en gesto de horror diplomático por la nueva salvajada del chavismo, su gobierno deja escapar al General Carvajal, acoge a Alejandro Betancourt como hijo ilustre de la Villa de Madrid y a los generalotes del régimen junto con sus bolienchuflados, les permiten comprar cuanta cosa esté a la venta en el Reino de Don Felipe VI.

En este teatrino de muñecos gastados ni hay nada claro, ni hay nada que valga la pena.

Si el arreglo Gobierno / Oposición estaba basado en subirle el rating a los “Vamos Bien” que se agotaron en abril del año pasado, para mantener el “equilibrio dinámico” de un contrapeso de democracia, pienso que no les salió bien la charada.

Porque acá lo realmente crudo y simple es que está visto, claro y probado, que los resultados de las “elecciones” presidenciales de mayo del 2018 fueron alterados y son fraudulentos. No si el estúpido de Juan Guaidó es presidente encargado o no. No si la Asamblea que sesiona en el estacionamiento del Nacional es la “buena” y la que está en el Palacio Federal Legislativo es la tarifada.

Eso, todo eso, son distractores para esconder una sola verdad. Venezuela se está cayendo a pedazos. El hambre y la imposibilidad de cubrir, aunque sea una parte de las necesidades básicas de la gente, es una realidad amarga y explosiva. No las imbecilidades de la Sra. Delsa Solórzano y sus ataques de Mujer Maravilla.

Acá, si se quiere hacer “algo” en serio por el lado de todos estos títeres y seudo políticos, es llamar a la Rebelión Popular a todo el Pueblo Venezolano. Empujar a un paro nacional y encender la conflictividad de verdad, en los cuatro rincones del país.

En caso contrario, de no hacer algo por ese “camino”, NUEVAMENTE estos pajarracos le habrán hecho perder el tiempo a millones de venezolanos que queremos salir de esta pesadilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =