Números

Editorial / Venezuela RED Informativa

A Joe Biden se le complican los NÚMEROS. Agosto inicia con muy malas noticias. Su popularidad registra un descenso de casi 15 puntos. El 30% de la población americana, que no desea inmunizarse de la peste china, está causando un nuevo colapso en los centros de salud. Un repunte alarmante de contaminados vuelve a poner al país en la misma alerta que aquella que se produjo en los picos pandémicos del año anterior.

La ola de protestas, con saldos de cientos de desaparecidos y juicios sumariales, suscitada en Cuba; así como la más completa indiferencia Federal frente al atropello de las libertades de toda una nación a tan solo 90 millas de sus costas, muestra una vez más las frágiles costuras del gobierno de Biden. ¡Y eso se cobra!

Lo mismo que los NÚMEROS que favorecen a la recuperación de la capacidad económica del gobierno bolivariano de Caracas, “cortesía” del señor Biden, quien le ha puesto un camión al rápido desmontaje de las sanciones Trump. El socialismo del siglo XXI vuelve a reexportar millones de barriles de crudo al mundo y cientos de gandolas de combustibles y refinados para el mercado interno.

El crecimiento del PIB de América, que antes que explotara la pandemia mantenía un vigoroso 5% interanual, en la Administración del Big Joe sigue en veremos.

También agosto es el mes en que se inicia el vencimiento de los plazos de los pagos muertos, aquellos acordados con los arrendatarios y los poseedores de créditos hipotecarios del país, que fueron protegidos por razones de la pandemia. De manera que arranca la temporada de devolución de la moratoria nacional, en un momento en que familias enteras siguen sin conseguir trabajo.

Como postre, China, que mantiene una riña pre-nuclear con la que ella llama su “Provincia Rebelde” desde hace más 70 años, Taiwán, le exige a Joe Biden que levante el bloqueo comercial sobre Cuba, en nombre de la libertad que ellos tanto aprecian, aunque no tengan el gusto de conocer.

Casi que lo mismo que la Alemania de la señora Merkel, quien sale de Washington echando espuma por los dientes tras regañar a Biden, apurándolo por no haber aún desmontado las pesadas políticas comerciales americanistas y antieuropeas que dejó andando Donald Trump.

Total, que a la administración de la inclusión de géneros pareciera que se le terminó su «luna de miel».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 4 =