OEA asegura que carta enviada por régimen de Maduro a ONU falsea realidad de combates en Apure para culpar a Colombia

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa

La Organización de los Estados Americanos (OEA) aseguró el miércoles que el gobierno de Venezuela intenta desviar la atención de la comunidad internacional y “eludir” su responsabilidad sobre los recientes combates contra la guerrilla en la frontera con Colombia, que han provocado el desplazamiento de más de 5.700 venezolanos hacia el lado colombiano en un intento por resguardarse.

La secretaría general de la OEA informó en un comunicado que “rechaza los términos de las notas que la dictadura de Venezuela ha enviado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre las tensiones y hostilidades en la frontera colombo-venezolana, departamentos de Arauca y Apure”.

Venezuela le pidió a la ONU por medio de una carta que se investigue “la violencia colombiana contra Venezuela”, según informó el 6 de abril el canciller venezolano Jorge Arreaza en una declaración oficial. “Colombia es una amenaza a la seguridad de Venezuela y de la región”, agregó.

La OEA, por el contrario, indicó que la población civil ha sido víctima de “operaciones indiscriminadas del aparato militar del régimen” de Venezuela y solicitó a la comunidad internacional redoblar esfuerzos para atender a la población desplazada.

Para el organismo hemisférico las acusaciones de Venezuela a Colombia son una “estrategia de argumentos engañosos” que intentan ocultar las denuncias en su contra.

Venezuela pretende, según la OEA, “ensuciar los progresos que el país (Colombia) ha hecho hacia la paz” al pedirle a la ONU que analice su petición en la próxima evaluación periódica sobre la implementación del proceso de paz, firmado en 2016 entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los dos países vecinos cortaron relaciones diplomáticas desde febrero de 2019. Las tensiones entre Colombia y Venezuela han aumentado en el último mes por los enfrentamientos entre la Guardia Nacional Bolivariana y un grupo armado colombiano, del cual no se ha confirmado su identidad oficialmente, aunque varias organizaciones como Human Rights Watch han identificado como el Frente 10 de las disidencias de las FARC, que opera en la zona fronteriza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =