Papa caliente

Editorial / Venezuela RED Informativa

El Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica saca a pasear a Juan Guaidó por el Mundo Libre en un nuevo intento de jugar a la papa caliente. Mr. Trump lo pone a desfilar de cancillería en cancillería, de palacio de gobierno en palacio de gobierno y hasta impulsa bailantas de venezolanos en Madrid, pidiendo libertad.

Hace de la Primera Dama del Norte una piadosa mujer que reza por la inmediata recuperación de Venezuela y pone a su propia hija a retratarse con el presidente de la transición.

Pero Mr. Trump hasta ahora no le da la cara. En toda la gira no se encuentran. Donald J Trump no aparece en el retrato con el muchacho todavía. Y, aunque coinciden en Davos, el Servicio Secreto organiza las puertas para que ninguno se cruce en el camino del otro.

Para eso está Mike Pompeo, quien nuevamente brinca más que el Correcaminos, y va a dar hasta las puertas de Jorge Bergoglio para pedirle que incluya en sus “oraciones” la pronta recuperación de la democracia en Venezuela.

La Europa ambigua, como la define Franceschi, se pliega una vez más a los “deseos” de la Oficina Oval, recibe a Guaidó y también discursea por la libertad de nuestro país.

Total, acabamos de ser testigos de un duelo de diplomacias del Mundo Multipolar del siglo XXI. Más allá de “eso”, ya depende de transformar el contenido de la Franquicia Comercial MUD en acción de Resistencia real Adentro de Venezuela. La papa caliente ha regresado a nuestro país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: