Patético

Editorial / Venezuela RED Informativa

La información hace días se filtró. Y, dadas las circunstancias actuales, resulta que es una muy buena noticia. FEDECÁMARAS está en arreglos con el gobierno para importar las vacunas en contra de la peste china.

Así, por la calle del medio y a plena luz del día, los amores secretos de este par están próximos, finalmente, a hacerse públicos. La “Otra”, la Querida Escondida por muchos años, tanto por parte de muchísimos empresarios venezolanos, como por el gobierno en repetidísimas oportunidades, ya casi que salen juntos a pasear agarraditos de las manos.

Todo pinta que esto va a ser la primera maniobra de negocios, que se hace del conocimiento público entre los “irreconciliables”. La necesidad y la lógica económica colocan muy cerquita a este asunto en volverse una realidad. Además, una realidad productiva que beneficia a todas las partes en juego en este desastre de vida, que son los tiempos de pandemia adentro de la República Bolivariana de Venezuela.

De esa manera, el gobierno abre las puertas a las vacunas y al proceso de vacunación que tanto se necesita. Así hasta el señor Maduro podría dejar a un lado las idioteces de las goticas milagrosas y los rezos de curanderos. Los venezolanos de a pie accedemos a las vacunas y a la vacunación, para así tratar de sobrellevar este infierno de vida que nos toca arrastrar. Y los empresarios nacionales encaramados en la maniobra, se meten una bolota de reales, a cambio de “prestar” sus nombres y sus créditos limpios de las restricciones provenientes de la Oficina Oval.

Lo PATÉTICO de todo el cuento es que la gente de FEDECÁMARAS, que lleva muchísimos años, a través de muchísimos de sus miembros, haciendo buenos negocios con el gobierno; que han amasado una increíblemente grande cantidad del dinero CADIVI; que han creado por asociación, matrimonios y delitos compartidos toda una casta: los Bolichicos, ahora les dé por sufrir del Complejo de “Carmona Estanga” y se enrollen, ante la difusión de la noticia.  

Por favor: ¡Han pasado los carnavales, ya se puede prescindir del uso de caretas! Porque lo PATÉTICO es que, ya casi entrando en la Semana Santa, un país sin esperanza de vacunas, se deba continuar utilizando por los siglos de los siglos máscaras para no infestarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =