Pendejozuela

David Bonyuet / Venezuela RED Informativa

¿De qué color es el caballo blanco de Simón Bolívar? Ante esta histórica duda, el liderazgo legítimo se lanza en la cruzada de la gran repetición de la consulta popular. Aunque parezca insólito, la incógnita es demasiado grande para los politiqueros despistados: ¿estarán los sobrevivientes de Infiernozuela cansados del conglomerado criminal? O ¿solamente tienen un antojo? Por si las dudas, el valiente “Comisionado Presidencial para el Centro de Gobierno de Venezuela” dejó el pelero huyendo a la izquierda y muy rapidito se le olvidó su promesa de “seré el último preso político en salir porque esa es mi voluntad”; su gran hazaña fue vivir de los españoles con todos los lujos. Muchos pendejos ya salieron a festejar la libertad del que ya estaba libre.

El pasante interino, asegura que “Venezuela alza la voz”, aunque muchos en la calle me aseguran que lo único que suena son sus tripas. La desconexión de los políticos y el bravo pueblo es tan descomunal, que no hay otra salida que no sea la frontera. Amigo lector, usted ya lo debe haber visto y oído de amigos y familiares: la única salida es fuera de este infierno.

Aunque la OEA ya aprobó una resolución que rechaza el fraude electoral, se sigue adelante con la paja loca. Si esa nueva gran consulta, es para repreguntar algo que ya todos los demás países han afirmado: (1) que van a desconocer (elecciones) y (2) todos ellos afirman querer “mágicamente unas elecciones libres y transparentes”, entonces, ¿para qué perder el tiempo en volverlo a preguntar? Las preguntas tal y como están redactadas no permiten ejecutar más nada de lo que ya no se haya hecho. Los enfermos no salen de su agonía ante la ausencia de recursos que ayuden a mitigar sus males, pero ya hay dinero para la monumental fiesta consultiva. Los políticos nos han visto caras de pendejo y lo peor es que ¡están seguros!

Como una premonición de nuestro futuro, la brisa revolucionaria hace estragos en Chile y Bolivia como ya lo hizo en Argentina: la fuerza de la corrupción imparable entra con violencia para destruir a los que intentan defenderse solo con las leyes de la razón. No hay dudas: si no destruimos el chavismo de raíz, esta volverá con muchísima más fuerza. Seguramente algún pendejo político le jurará que un “gobierno de emergencia nacional con chavistas” es la mejor ruta para la paz, pero la gran realidad es que aun si ganase alguno de esos politiqueros de pacotilla, la gran verdad es que el chavismo renacerá imparable: la hierba mala no muere si no se arranca de raíz. Mientras sigamos teniendo compasión de nuestros verdugos, nuestros hijos no tendrán futuro.

Amigo lector, imagine el futuro de nuestra amada Venezuela si en un futuro cercano, en unas elecciones presidenciales “libres y transparentes” ganase Diosdado Cabello. Ni Chávez lo quiso, pero ahí lo tendremos de vuelta, llevado en los hombros por los líderes legítimos que ahora no saben qué hacer. Algunos pendejos van a salir a criticar, pero no seas exagerado, ¿como se te ocurre decir eso? … la realidad salta a la vista: para el liderazgo legítimo el chavismo es una fuerza política, y son tan cínicos, tan desvergonzados y tan cómplices que ¡los ponen de socios en un futuro gobierno de transición! Las evidencias de Capriles pidiendo cacao para los chavistas es solo la puntica del iceberg de la mega-corrupción. ¡Esa oposición nunca quiso salir del chavismo!

Estamos condenados a repetir la historia si no actuamos en consecuencia: si los politiqueros G4 (AD, PJ, UNT y PJ) creen que pueden seguir protegiendo al chavismo entonces será cierta la premonitoria frase atribuida al Libertador Simón Bolívar: “he arado en el mar y he sembrado en el viento” … No seamos Pendejozuela, no caigamos en la humillación de la apática indecisión. La lucha es y debe ser por la libertad y contra los chavistas. Es necesario que como bravo pueblo dejemos bien claro que necesitamos una intervención humanitaria para neutralizar a todo el chavismo … cualquier otra acción solo les da oxígeno y protección… incluida esa insípida consulta vegetariana. Sin una verdadera justicia, jamás habrá libertad. No seamos pendejos, ¡pidamos intervención!

@DBonyuet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − siete =