Peor

Editorial / Venezuela RED Informativa

Todo indica que el nuevo secretario de Estado de la administración Biden/Harris también está por la pronta normalización de las relaciones entre la porquería del siglo XXI y Norteamérica. ¡El señor Maduro no se encuentra solo!

Lo mismo le sucede a Juan Guaidó. Ahora insiste “en que todos somos más”, que “ahora es el momento” y que “ya estamos cerquita de recuperar nuestras libertades perdidas”. ¡Qué bueno vale!

Sin embargo, lo que sí está más que claro es el enorme esfuerzo por hacer “control de daños” sobre la Era Trump. Y todo apunta a que la escoba empezará a funcionar por Cuba. Retomarán el relajo justamente donde lo dejó el señor Obama. Para este gobierno de estrafalarios parece que eso es lo más “normal”. Hacer limpieza profunda sobre todo aquello que tocó Donald Trump es lo primero que viene.

Borrar huellas. Disfrazar realidades. Mentir. Descoser la historia reciente y volverla otra cosa. O sea: sobre las cabezas del chavismo ¡jamás se ofrecieron recompensas!

Alex Saab nunca estuvo vinculado comercialmente con el señor Maduro. Ni Baltazar Garzón lo mantuvo bien lejos del largo brazo de la justicia norteamericana hasta que los “tiempos fueran mejores”.

Una especie de “Síndrome de Espejo de Alicia”: ¡Todo al revés! Quizás esa sea la explicación del porqué se ocupan tanto de los grados académicos de la señora Biden o de cuántos hijos tiene el esposo por encargo de la señora Harris o de lo curioso del afroamericano secretario de Defensa recién nombrado, quien controla las llaves del Pentágono y de las rabietas de la señora Pelosi, que va tras el pellejo del último expresidente.

Por ahí pasamos los venezolanos hace unos veintitantos años. Un imbécil folclórico no paraba de hacer trucos de magia barata para entretenernos. Cambiaba espejitos y cascabeles, para finalmente dejarlo todo PEOR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =