Perú

Editorial / Venezuela RED Informativa

América Latina se parece, cada vez más, a una inmensa hoya de aceite caliente llena de maíz para cotufas.

El triunfo del “académico” Pedro Castillo en Perú es un contundente paso más hacia la estandarización de la estupidez en nuestro subcontinente.

Castillo, afortunado poseedor de una envidiable mente saturada con pasticho a la maracucha, es incapaz de armar solito una sola idea de gobierno; mucho menos otra de cualquier naturaleza sobre el estado. Sin embargo, “eso” fue votado por más de la mitad del electorado peruano.

Alzado con solo un puñado de votos, triunfó en la contienda electoral frente a Keiko Fujimori. Igualmente, nada de nada, excepto por el detallito de ser la hija fea de uno de los hombres con mayor visión y profundidad con que han contado los peruanos en las últimas décadas: Alberto Fujimori.

Así las cosas, asistimos a otra pobre y malísima película más, con un tonto guion, de nuestra región. Un nuevo filme cansado y agotado de tanto bueno para nada, en donde se termina prefiriendo a la más folclórica de las “propuestas”. Otra mamarrachada más que no importa que sepa, piense o haga. ¡Otro Hugo Chávez de la vida!

Así, de esta manera, se está escurriendo la democracia por entre los dedos de las manos de nuestros pueblos. Una empobrecida, insustantiva, paupérrima y muy deslucida clase política en nuestro hemisferio, no termina de arrancar ni pasiones, ni emociones, ni mucho menos sueños y esperanzas posibles entre la gente. Esta explosión de increíblemente deslucidos hombres y mujeres que dicen “liderar” a nuestros pueblos en estos tiempos, funciona a años luz por detrás de las necesidades reales del grueso de nuestra gente.

En Venezuela la cosa no es diferente. También acá, de lado y lado de la ratonera en que se mueve la clase política de nuestro país, tampoco se consiguen levantar ni mayores pasiones, ni mucho menos emociones entre las grandes mayorías.

Simplemente, igual que en PERÚ, producen un enorme aburrimiento, pero, eso sí: ¡con un profundo asco!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =