Pocos

Editorial / Venezuela RED Informativa

La revolución bolivariana ha sido, es y todo pinta que continuará siendo el mejor negocio del mundo; solo que para unos POCOS.

Construida entre los escombros del país que una vez tuvimos, tras más de dos décadas de chavismo y oposición, de oposición y de chavismo, un pequeño grupo ha logrado desarrollar y perfeccionar una increíble y súper lucrativa operación de estafa y saqueo continuado.

En el camino se han llevado por los cachos a millones de venezolanos. Acabando y arruinando a familias enteras. Empujando a más del 20% de nuestra población al exilio masivo. Y, a pesar de ello, no terminamos de entender la naturaleza de este desastre, que tiene rango de calamidad mundial.

Por increíble que parezca, se nos escapa la esencia de toda esta tragedia. Pasamos por alto que hemos vivido un descomunal «quítate tú, pa’ poneme yo» en la política, en lo político y en la mecánica económica del país. Siendo ahí, justamente, en lo económico, donde una capa revuelta y muy importante de los factores del país, se entiende, se comunican y exprimen a Venezuela entre POCAS manos. Solos, entre ellos. De lado y lado de la ecuación política nacional, todos ellos se consiguen en los negocios, en las vueltas y en la explotación de los recursos del país. En ese pequeño universo no hay diferencias, ni matices, ni ideologías que los separen.

Así, si a todo ese sancocho se le agrega los “asociados” internacionales que nos asisten y acompañan en el saqueo de la patria, es que se puede echar a andar, se puede poner a girar, el más puro y real modelo del globalismo del siglo XXI.

Es entonces, y solo entonces, cuando Venezuela se convierte en una descomunal máquina para hacer dinero entre POCOS y solo para POCOS.

Por eso es que ahora, para la Venezuela decente el reto consiste en desenmascarar, señalar y acusar a todos aquellos POCOS que han estado y continúan haciendo de sanguijuelas de muchos.

Sin piedad. Sin perdón. Sin olvido. Toca señalar las mentiras empaquetadas en “verdades” bien arregladas, que todo el tiempo nos están tratando de hacer creer ambas bandas de facinerosos. Eso es hacer Resistencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 5 =