¿Podría ser el ‪TSJ legítimo el arma secreta de USA?‬‬

Roberto Carlo Olivares / Venezuela RED Informativa

‪Trump y sus asesores ya comprendieron que Guaidó forma parte del STATUS QUO (pasó a un 2do. plano) aunque sigue siendo necesario, pero ya no como un aliado incondicional, sino como una ficha más en un tablero complejo de intereses entre mafias nacionales e internacionales. ‬Esa es una de las razones (entre tantas) por las que USA ha aceptado públicamente, sus conversaciones con factores importantes cercanos a Maduro. ‬‬

‪EE.UU. ya no cree en intermediarios, ellos quieren entender de primera mano: ‬¿‪Por dónde le entra el agua al coco?‬‬‬

USA también entiende que Maduro en cualquier momento puede ser sacrificado -una opción latente dado que Maduro estorba a todo el mundo. Para nadie es un secreto que Cabello es el hombre más fuerte en Venezuela después de Maduro, y si en definitiva deciden sacrificar a Maduro para colocar una cara más fresca en Miraflores (no será Cabello) dado que él necesita seguir moviendo los hilos del poder tras bastidores…

A la par seguirán negociando con Guaidó y los partidos políticos tradicionales (o tal vez negociando con USA a espaldas de Guaidó, que también puede ser removido a través de una sentencia del TSJ LEGÍTIMO) o sacado del medio por la propia TIRANÍA GENOCIDA cuando lo crean conveniente.

‪Y aquí precisamente entra esa ficha tan poderosa e importante que hasta ahora ha pasado por debajo de la mesa, ese ente colegiado reconocido por USA; aunque ignorado casi siempre por el propio Guaidó y la AN: Me refiero al TSJ LEGÍTIMO, máxima autoridad legal, judicial y moral, del “gobierno interino” presidido por Guaidó. ‬‬

‪El TSJ LEGÍTIMO tiene la potestad legal de remover a Guaidó y nombrar a un “notable” como cabeza de una verdadera transición, si considera que Guaidó (hoy en día en campaña electoral) ha ignorado la responsabilidad del cargo al que fue designado por la AN y ratificado por el propio Tribunal.‬‬

(Por cierto, Guaidó no culmina su mandato en enero de 2020 como muchos piensan, en su cargo de presidente “Interino”, puede extenderse hasta que se cumpla el supuesto “cese de la usurpación” y se realicen elecciones democráticas). Volviendo a lo anterior, el punto es que USA ya no depende de Guaidó y su entorno, han abierto varios canales de comunicación y empezarán a manejar su información de manera individual o grupal dependiendo de sus intereses.

Si USA no llega a un acuerdo con Cabello ni Maduro antes de la elección presidencial estadounidense en noviembre de 2020 (o con Cabello después de sacrificar a Maduro) entonces Diosdado sería también designado “narco/capo” públicamente al igual que El-Aissami, lo que lo sacaría inmediatamente del tablero de negociaciones.

Doy como tope noviembre de 2020 por la elección presidencial de USA, pero podría ser antes (es una decisión unilateral de Trump y sus asesores). Tal vez parezca un poco confuso lo antes expuesto, pero Trump no necesita de Venezuela “hasta ahora” para reelegirse en noviembre de 2020.

De manera tal que USA presionará por todos los frentes menos el militar (habrá retórica, pero no acción) Nada gana Trump involucrándose militarmente en Venezuela, si tiene asegurada su reelección, al contrario, podría acarrearle problemas graves de toda índole. Si de aquí a noviembre de 2020 por alguna razón inesperada, Trump se encuentra en dificultades electorales, entonces sí podría actuar en Venezuela para asegurar su reelección (cosa que dudo, ya que su segundo mandato en estos momentos lo tiene casi asegurado).

Conclusión
Trump no actuará militarmente hasta que sea reelecto en noviembre de 2020, a menos que necesite incrementar su popularidad semanas previas a la elección presidencial. Por ahora USA seguirá “negociando” con personajes de cualquier calaña, pero desde la única perspectiva razonable para ellos: El desalojo total del poder de las mafias nacionales e internacionales que han secuestrado a Venezuela con apoyo de Rusia, China, Cuba, Turquía e Irán.

Si para lograr ese objetivo y aunque parezca inconcebible deben remover del camino a medio mundo, incluyendo al propio Guaidó por la razón que sean; lo harán sin chistar dado que para USA es una cuestión de “seguridad nacional.”. Y aunque la situación de Venezuela sea una variable insondablemente importante para su “seguridad nacional”, los tiempos políticos y electorales de USA son muy diferentes a los del pueblo venezolano.

De aquí a noviembre de 2020 pueden pasar muchas cosas, o tal vez no pase nada verdaderamente significativo como para intervenir militarmente en Venezuela (o por lo menos ejercer una campaña militar de -disuasión- a gran escala).

Lo único seguro por ahora es que el GENOCIDIO seguirá avanzando, Guaidó continuará en campaña, y tal vez nos sorprendan de nuevo con una supuesta “elección” realizada con otro CNE; pero bajo el mismo sistema electoral electrónico tutelado por los esbirros de la TIRANÍA GENOCIDA y sus mafias nacionales e internacionales.

No en vano Guaidó una vez más retó a Maduro a convocar elecciones, con la excusa de que el fraude no será posible y triunfará toda Venezuela (eso es un hecho, no es mi opinión, así lo ha dicho Guaidó) Pase lo que pase en algún momento Trump dará el latigazo final y USA siempre se ha caracterizado por buscar la manera legal de justificar sus acciones.

No olvidemos que USA no firmó el Estatuto de Roma y no acepta que sus ciudadanos civiles y/o militares, sean sujetos a la jurisdicción de la Corte Penal Internacional (CPI). Igualmente, el presidente de USA puede mover tropas a su antojo sin autorización del Congreso por 60 días, a través de un Decreto Presidencial (sólo necesita notificar al Congreso en un lapso de 48 horas).

Existen muchas variables para justificar una acción unilateral de USA en Venezuela, y haciendo hincapié en el andamiaje legal para ejercer cualquier acción, no olviden lo que mencioné al principio del artículo sobre la importancia del TSJ LEGÍTIMO:

La verdadera carta bajo la manga de EE.UU. y la administración de Donald Trump, llegado el momento definitivo y la hora “cero” para ejercer una acción de fuerza final sobre Venezuela, pulverizando de paso los contubernios consuetudinarios del STATUS QUO.

Existe información confiable de que Guaidó abandonará Voluntad Popular y creará su propio partido para participar en unas elecciones en el primer trimestre de 2020.

En el TSJ LEGÍTIMO hacen vida algunos Magistrados partidistas que responden a los intereses de Capriles, Allup, Rosales, Borges, etc. (tengo entendido que no son mayoría y que el presidente del Tribunal, Magistrado Miguel Ángel Martín, es un hombre honesto).

Para culminar les dejo un artículo publicado (hace un año) por el Abogado y Constitucionalista José Vicente Haro, explicando la constitucionalidad y jurisdiccionalidad del TSJ LEGÍTIMO; pueden leerlo en el siguiente enlace:

La ambición suele llevar a las personas a ejecutar los menesteres más viles. Por eso, para trepar, se adopta la misma postura que para arrastrarse / Jonathan Swift

Roberto Carlo Olivares
Periodista y analista político
@robertocarlo14

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =