Policías corruptos venezolanos cobran a migrantes para dejarlos pasar la frontera a Colombia

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa

Andrés Almeira, de 20 años, arribó este martes, 29 diciembre, a la frontera. Lo hizo con su esposa y dos hijas con el propósito de migrar hacia Colombia por las trochas.

A solo dos días para que culmine 2020, el joven, proveniente de Caracas, piensa llegar hasta la ciudad de Cúcuta, donde será recibido por un familiar. «Busco un mejor futuro», soltó.

En la ciudad capital venezolana, el caballero trabajaba en un puesto de venta de frutas. «Allí ganaba 3 dólares a la semana, y no me alcanzaba para nada», recalcó.

«La encava en la que venía con mi familia la pararon en Capacho y nos dijeron que no había paso hacia la frontera. Al final, después de una hora, pagando en la alcabala, nos dejaron pasar», aseguró.

De las trochas, tiene poco conocimiento. «Dicen que hay que pagar para pasar», aseveró mientras esperaba a su esposa para emprender camino hacia los caminos verdes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =