Pollo y carne subieron más del 50% respecto a precios de diciembre y leche en polvo saltó a Bs. 520 mil

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Con la escalada de cotización del dólar paralelo, los precios dieron un salto. Y aunque la divisa descendió, nada volvió a la normalidad. El pollo y la carne aumentaron escandalosamente.

El pollo entero se consigue desde los 145.000 bolívares en adelante. La pechuga con hueso supera los 199.000 bolívares y la milanesa de pollo se encuentra encima de los Bs. 260.000.

El kilo de carne molida en el sector San Andrés de la Parroquia El Valle, Sur de Caracas cuesta Bs. 280.000 y el kilo de carne de bistec Bs. 320.000. En el mes de diciembre, la carne se vendía en 140.000 bolívares, subió mucho más del 100 por ciento.

El pollo subió más de 55.000 bolívares.

Miguel Morales, encargado de un frigorífico en el oeste de la ciudad, aseguró que desde diciembre los precios han subido más de la mitad. “Para diciembre vendimos el kilo de pollo en 90.000 bolívares, ya ahora está en 145.000 bolívares”, indicó.

Morales señaló que los proveedores justifican el aumento de los costos en la subida del dólar, pero que no sucede lo mismo cuando éste baja. Cuando aumenta la divisa americana, todo sube. Ahora, cuando baja a nosotros nos mantienen los precios. Esto genera malestar en algunos clientes que pagan en divisas porque, por ejemplo, hoy vienen y compran a una tasa. Vienen mañana y bajó el dólar, no se lo podemos recibir al mismo precio”, lamentó.

Señaló que los comercios que tienen disponibilidad de la proteína animal son porque tenían desde el año pasado en sus congeladores. El administrador de un frigorífico en el Mercado de Quinta Crespo explicó que apenas este miércoles 08 de enero comenzaron sus labores y que al estar varias carnicerías cerradas las personas se veían obligadas a llevar pollo.

“Hoy miércoles 08 de enero las ventas han estado bien, pero es porque los demás están cerrados. Debemos esperar a la semana que viene, para poder tener precisión sobre el comportamiento de las ventas y los precios de los demás distribuidores”, expresó.

“De a poquito y variadito”

Consumidores coincidieron en que la proteína animal deben variarla para que les pueda rendir. Un día uno come un poquito de pollo, el otro a lo mejor carne molida mezclada con monte y vegetales (para que rinda) y así uno va, ‘de a poquito y variadito’. Porque no podemos comer siempre pollo o siempre bistec. No alcanza”, dice en general la gente ¡que puede comprar algo de proteína animal una vez que otra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =