¿Por qué no hemos salido de la crisis?

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

La respuesta es muy simple: porque no se ha hecho lo que se requiere para superarla.

 ¿Por qué no se ha hecho? porque estamos atrapados por el sistema sociopolítico diseñado e impuesto hace más de 60 años para dominar al pueblo, con el fin de mantener el poder y todos los beneficios que otorga, en el cual el abuso constituye el modus vivendi.

Lo que les sirvió a sus instaladores no tenía por qué no servir a los usurpadores. Ocurre como muchos ejemplos de la naturaleza: un animal hace una cueva o nido y otro lo usurpa (cachicamo trabajando para lapa).

Es muy largo describir ahora el tal sistema, pero solo diré que es perverso, falso y constituye la mejor morada con todas las comodidades para los criminales.

El sistema impone autores, los más crueles como la historia registra, a veces con talento, pero sin probidad. A decir de El Libertador son azotes. Los azotes que han lacerado hasta el alma del pueblo venezolano y todo se lo han robado.

Quizás estamos cosechando como pueblo la heredad de tanto inmoral y tirano que fundó nuestra difusa, pero rica Patria.

Es oportuno recordar sentencias horribles de El Libertador que hoy se verifican como cruel condena conduciéndonos a la anarquía, de la que su genio y corazón nos alertó en su última proclama y que yo llamo el infierno en la tierra:

● Todo pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción.

● Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza. 

● …por el vicio nos han degradado…

● Un pueblo pervertido si alcanza su libertad, muy pronto vuelve a perderla…

En Sodoma y Gomorra no fueron tan pecaminosos como en la Venezuela de hoy y es una conclusión sin exageración y con fundamentos probatorios.

Podemos tener como cierto que, en la mente de los filósofos griegos, el gobierno del pueblo suponía la representación más idónea por virtuosa del pueblo, jamás “los más vivos”, caracterizados por los desalmados, inmorales, tramposos, sin dignidad y mentirosos. Debían ser los de conspicua probidad: los nobles, los cultos y mejores servidores.

El sistema venezolano fue sustentado por los vivos, esos que llaman políticos y que condujeron al pueblo a aceptar por ignorancia un fraude que llamaron democracia y que hasta los usurpadores usan. Le han dado todo tipo de adjetivos benevolentes y los más falsos argumentos para que el ignaro aceptara esa propuesta política. A todo lo malo del sistema, los truenes le imponían la perfectibilidad como promesa o excusa acompañada de consignas pegajosas como la última: “vamos bien”; antes “sí se puede” y una larga lista de infelices falsedades.

Controlaron las instituciones, control que hace que dejen de ser instituciones por lo que no es posible la justicia, la seguridad, el progreso y se escribe fácil, pero son los signos de la hecatombe republicana.

Los instauradores y herederos del sistema pretenden recuperar los espacios perdidos para el usufructo vandálico del país con el insólito cinismo de pretender que ellos, quienes establecieron el sistema del mal, sean los componedores y salvadores de la República. Esa es la política a lo venezolano.

El Libertador sentenció: “Todo pueblo tiene el gobierno que se merece”. Eso cabe a los gobiernos que destruyeron sistemática y paulatinamente al país y todo sistema perverso termina exponiendo lo más elocuente de su perfidia a sus criminales pervertidos, imputados y ahogados en su propia inmundicia, atrincherados en el poder a costa de lo que sea y al precio que sea para procurarse la impunidad y continuidad de su concupiscente perdición.

También dijo el 17 de diciembre de 1819, ya para salir y nunca volver a Angostura: “Me he convencido más y más que ni la libertad, ni las leyes ni la mejor instrucción nos pueden hacer gente decente… Menos aún republicanos o patriotas verdaderos. En nuestras venas no corre sangre sino maldad mezclada con temor y miedo.

¿Entienden por qué no salimos de la crisis? La salida es por donde se sale, no por donde se entra.

De la Orden de los Caballeros del Fénix

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + siete =