Protectorados

Editorial / Venezuela RED Informativa

El señor Maduro cambia, pelo a pelo, PROTECTORADOS por levantamiento de las sanciones. En un arrebato de civismo democrático, así como fueron inventados, hoy se transforman en una moneda de latón. El desmantelamiento de estos proconsulados al estilo romano sobre gobernaciones y alcaldías ya tiene fecha de vencimiento; van pegaos con los resultados electorales de noviembre.

Por cierto, los PROTECTORES no son otra cosa que una banda de mafiosos de la peor calaña, nombrados desde Caracas para asegurar el fracaso en la gestión de las gobernaciones y alcaldías que resultaron “electas” a favor de la oposición en la última parodia electoral. Individuos parasitarios, que parasitan a otros parásitos. Personajes de la picaresca aburrida nacional que tampoco hacen, ni han hecho, ni mucho menos harán, algo alguna vez bueno por Venezuela.

Los PROTECTORES son una banda de imbéciles rutilantes, consagrados en exclusiva a la explotación de zonas de delitos en sus feudos/espacios designados, que, con toda seguridad, “tributan” parte del botín amasado con sus mandamases de la capital. Además, por supuesto, de embolsillarse lo poco de ajeno que aún sobrevive en el tesoro público de las entidades que les fueron dadas en encomienda… ¡perdón! en PROTECTORADOS.

Así, la más reciente promesa hecha desde Miraflores alienta a pensar que el desmantelamiento de los gobiernos y padrotes paralelos sobre los gobiernos regionales y locales hecho por el señor Maduro, forma parte de una “importante” concesión en materia democrática, por parte del régimen.

Tarde e inútil, por cierto, si nos imaginamos lo que será el bodrio del estado comunal que “estos” se han inventado. “Algo” que borrará del mapa las competencias tradicionales de las gobernaciones y alcaldías en todo el país.

Aún cuando sea aire caliente, la renuncia a los PROTECTORADOS responde, en el marco de la intermediación de Europa y América en el “asunto” Venezuela, al imaginario conceptual que ellos poseen de “más democracia, menos tiranía”, pensado, “brillantemente”, para abordar la situación de nuestro país.

Para los mediadores y seguramente también para la oposición, debe tratarse de un “avance” que les hace pensar en una garantía, en una letra de cambio a cobrar, cuando alguien se llegue a sacar alguno de los espacios a ser rifados por el CNE en noviembre.

Así, magnificando la mugrosa concesión que hace el gobierno, éste aprovecha la ocasión para advertir: “vamos a ver cómo lo hacen, cómo gobiernan, ahora que van a estar solos…”.

Total, ¡todo un logro!

No está muy claro de qué tipo, pero forma parte del dar nada a cambio de algo; que es la también brillante estrategia cubana que sigue el gobierno bolivariano al pie de la letra.

Visto así, se nos reitera la invitación de ir a votar en noviembre.

Ahora podemos volver a estar seguros que la oposición de ayer y de hoy va a continuar llevando a cabo lo mejor que ha hecho y siempre hace por todo el país: ¡NADA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + once =