Puente

Editorial / Venezuela RED Informativa

Mientras el sistema político norteamericano digiere la sobredosis de patria a la bolivariana tras las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, las lluvias torrenciales empujan a los venezolanos atrapados al otro lado de la frontera colombiana a intentar pasar de La Parada a San Antonio del Táchira, a través del Puente Internacional Simón Bolívar.

Una corriente humana imposibilitada de moverse entre las trochas crecidas, controladas por los colectivos y la narcoguerrilla colombiana, trató de empujar a la NARCOGUARDIA NACIONAL para ingresar a Venezuela. Venezolanos desarmados y empapados, tratando de entrar a su propio país.

Nuestra tragedia nacional supera a los reportes del colapso mundial, producto de la peste china. Un caudal gigantesco de seres humanos presiona sin parar, por arriba o por abajo, sobre las fronteras de nuestro país secuestrado para moverse con libertad hacia y desde nuestra propia tierra. Todo ello ante el sadismo del NARCOGOBIERNO bolivariano y del olvido de una oposición desinteresada.

La verdad es que poco importa que la Cancillería colombiana rápidamente le salga al paso a la situación del deslave venezolano. Tampoco tiene realmente mucho valor si el señor Maduro o el señor Bernal van a continuar por mucho tiempo más extorsionando a la pobre gente de nuestro país para poder entrar o salir de Venezuela. Lo único que interesa destacar es que la Nación en pleno está desbordada de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro. Porque Venezuela es como un río crecido: ¡No la pueda parar nada ni nadie!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: