¡Qué malo!

Editorial / Venezuela RED Informativa

Confirmado: ¡No son, solo se hacen! A confesión de parte, relevo de pruebas, como dicen los abogados.

Nuestro vocero favorito del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, nuevamente habló sobre Venezuela. Se trata del mismo individuo que lleva todas las mañanas el café y los pastelitos a sus compañeros de oficina. Y que, en esta oportunidad, reveló: “No somos tontos. Sabemos que el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela inventa falsos diálogos con la oposición de ese país, solo para ganar tiempo y no avanzar hacia ningún lado”. ¡In-cre-í-ble!

Es que estos americanos sí que saben, vale. ¡No se les escapa nada! Es lógico. Un grupete de pícaros organizados desde La Habana. Unas bandas de mala muerte, que se alzaron con un país que han dejado en sus restos. Unos personajes grises del crimen desorganizado del mundo, que desplumaron a uno de los emporios petroleros más ricos del Hemisferio Occidental. ¡Esta chusma y gentuza malviviente, no puede tomarle el pelo a la potencia militar más importante del planeta Tierra!

El caso, sin embargo, es que los bolibichos llevan añales haciéndolo. De hecho, están transitando cómodamente hacia su tercera década en el poder en Venezuela, como si nada.

Se tiraron a la basura al mejor socio comercial que alguna vez tuvimos o tendremos. Se deshicieron de la tecnología de punta del primer país del mundo, por las baratijas refritas de la República Socialista China.

Como nación cambiamos fuertes por lochas, mientras le reíamos las gracias al difunto. Como en aquella oportunidad, en que soltó el pintoresco “aquí huele a azufre”, en medio de la Asamblea General de la ONU, tras encaramarse con sus marcadores y el resto de sus estupideces en el podio de los presidentes invitados.

La administración Biden/Harris no parece traer nada importante que afecte a la recuperación de las libertades en nuestro país. Excepto declaraciones de papel mache, no vemos otra cosa que no sea la insistencia de una salida electoral para Venezuela. Sin mayor detalle de cómo llevarla a cabo, para que trascienda de ser más de lo mismo.

Convencidos de las increíbles ventajas competitivas del formato Smarmatic, se repiten en realizar otras y otras elecciones. Es decir: ¡enfrentar a malos en contra de menos malos!

¡QUÉ MALO!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − nueve =