¿Qué preguntar?

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

¿Qué deben hacer los hombres en un país donde los criminales arrebatan todo lo que les parece?

Así como no se puede tapar el sol con un dedo, tampoco la cobardía, indignidad y deshonor. Quien quiera actuar debidamente y no sabe, pregunta.

¿Qué es un proceso político en crisis que hay que resolver civilizadamente? y eso quiere decir constitucional, democrática y pacíficamente.

Es retórica engañosa y falaz frente a la usurpación artera de delincuentes atrincherados en el poder por sus vidas. 

¿Que todo tiene su tiempo bajo el sol?
Primero nos quema hasta el alma antes de que la poesía resuelva esta tragedia.

¿Que los políticos que todo lo dañaron y robaron deben resolver haciendo acopio de la dignidad, el honor y la sapiencia?
No tienen esas virtudes, ni estas tres ni otras que sirvan para resolver y no es exageración.

¿No bastan 21 años de opresión y esclavismo?
No para los cobardes, no para quienes ya están vencidos y entregados esperando un milagro o que venga alguien a salvarnos.

¿Nos irán a devolver el país? Devolverlo jamás, lo necesitan para ellos, los criminales usurpadores, los cubanos, chinos, rusos, iraníes y están destrozándolo arrancándole pedazos como hienas hambrientas a su presa y aún faltan peores atropellos.

¿El mundo hará algo?
No ha hecho en 21 años y no hará mientras esta infame desgracia no les toque con daños importantes.

¿Quién puede ayudarnos?
El gobierno de Trump debería hacerlo porque los comunistas y terroristas tomaron nuestro país por su plan macabro contra los EEUU, pues somo tontos útiles con un emporio de riquezas y con una FFAA burocrática, sin honor ni patriotismo y corrupta, incapaces de defenderla. Además, somos un país con una posición geoestratégica necesaria para atacar a los EEUU.

¿Qué hacer?
Lo primero, entender que realmente nos tomaron el país y lo están desvalijando a extremos inverosímiles. Debemos creerlo de verdad porque ni la quiebra de PDVSA es suficiente indicativo cuando no queremos ver la realidad por no saber cómo enfrentarla. Somos un país con la cabeza entre las piernas para no ver lo que sucede y esperando que ocurra un evento mágico salvador.

Por ser ese pueblo descrito por El Libertador ignorante de los procesos políticos, económicos y civiles y por la comodidad que es hija de la flojera de un país consumista por el dinero fácil y en manos del ejemplo de  políticos perversos e ignaros, tendremos que seguir derramando sangre o vivir en la esclavitud como cobardes.

Simón Bolívar desde su inagotable talento y amor por Venezuela  describió el camino a seguir,  invariable hasta el presente. Solo cabalgar sus caminos de gloria nos salvará.

Cada una de sus brillantes acciones demanda desde los tiempos pretéritos de su existencia, las pares de la posteridad que es nuestro trágico presente.

De la Orden de los Caballeros de Fénix


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =