¡Quien no vote, no come!

Editorial / Venezuela RED Informativa

Mientras una millonada de venezolanos está llevando más palos que una gata ladrona dando vueltas por medio mundo, acá, Adentro, los hampones del siglo XXI son los dueños del circo.

No hay de otra: ¡Están solos!

Gracias a la siempre “diligente” Acción Democrática, el Copey, el inefable MAS y las muchas otras botellas vacías de reciente fabricación que dicen ser “partidos políticos”, la revolución lleva un invicto de más de 20 años haciendo lo que le da la gana con toda nuestra nación.

Ya hasta los tontos más incrédulos averiguaron el cómo y el de qué manera consiguieron perpetuarse en el poder indefinidamente. ¿Verdad que sí?

Algo nos tienen que mostrar y mucho nos tienen que enseñar las valientes acciones de un hombre como Donald J. Trump en Estados Unidos. El tipo que está atravesado como un roble a mitad del camino, para evitar como sea el fraude electoral 2020 perpetrado por los hermanos mayores de la porquería del siglo XXI, en su país.

Allá, que también hay muchísimos mequetrefes como Borges, Capriles o Rosales no se atreven al final a llegar a tanto. Les tienen pánico a las leyes y al implacable basurero de la historia, que los molería y los alojaría de por vida en las soleadas playas de la Bahía de Guantánamo.

En cambio, acá, nuevamente nos damos un baño de la misma democracia participativa y protagónica de siempre.

Por partida doble diciembre contará con dos funciones comiciales, a beneficio de los mismos grupos de dañados que vienen desde hace años haciendo trizas a Venezuela.

En la payasada “oficial” el Capitán Cabello advierte con su siempre alegre tono: “¡QUIEN NO VOTE, NO COME!”.

En cambio, desde la ridiculez montada por la “transición” se nos promete un riguroso cumplimiento de la voluntad soberana. De resultar “objetado” el señor Maduro, inmediatamente después de los escrutinios, éste piensa renunciar al cargo de presidente ilegitimo que lleva desempeñando por dos veces consecutivas…

Está más que claro: con ningún tipo de votaciones que no se traduzcan y que signifiquen un acto serio y adulto de ELECCIONES, no estamos haciendo nada más que levantar la mano para que nos pasen la asistencia en el colegio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − doce =