Quien quiera

Editorial / Venezuela RED Informativa

No es una amenaza, se trata de una fría advertencia. De conseguir el triunfo en las elecciones de noviembre la “duplita” Biden/Harris, América corre el riesgo de convertirse en una Venezuela a gran escala.

Lo más envilecido del planeta requiere con urgencia la salida del poder de Donald Trump. Él es un estorbo. Es una piedra. Es un muro obcecado. Para las agendas ocultas del mundo de la peste china, él debe salir del juego.

Este individuo gruñón y de muy malas pulgas se ha convertido en el único hombre que, en las últimas tres décadas, ha sabido enfrentar rabiosamente a todo aquello que significa el mal y lo malo de este mundo de la postmodernidad.

Y es cierto: Trump es un tipo fastidioso, intemperante y poco dado a hacer concesiones con la mediocridad y con lo torcido. Es por eso que para todos aquellos individuos que disfrazan sus más bajas ambiciones con las mentiras del progresismo gratuito, con los derechos del “porque sí” o del “hacer lo que me da la gana” y la inclusión de los maleantes, Trump no sirve. Es un radical. Atenta en contra de los más santos derechos de aquellos que quieren drogarse en plena calle, a cuenta de “recreación”.

China, Rusia, Irán, la Europa envejecida e ineficaz, la Cuba de la CLEPTOCRACIA, Corea del Norte y sus derivados refritos y poco creativos como la Porquería del Siglo XXI en Venezuela, que dedican políticas públicas a saquear y destruir a sus pueblos, llevándolos casi a la extinción, todos ellos hacen comparsa de haraganes con la campaña virtual del Partido Demócrata del Siglo XXI, para las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de Norteamérica en noviembre.

Toda esa basura junta no haya cómo traficar sus más bajos y sórdidos intereses, en la “América First” de Donald J. Trump. Y eso, ¡eso es un problema! Créalo quien quiera…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − cuatro =