Quiénes se sentarán en la mesa de negociación entre régimen y oposición venezolana en México a partir de este viernes

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa

El régimen venezolano y la oposición iniciarán este viernes una nueva etapa de negociación en México, con la que se busca destrabar años de confrontación.

Delegados de Maduro y de la oposición, que lidera Juan Guaidó, sostendrán este viernes un primer encuentro en la Ciudad de México en el que se espera que definan la metodología de trabajo y el cronograma para las próximas reuniones. Sobre los temas que se debatirán en el nuevo proceso de diálogo no se conocen mayores detalles. Al respecto Maduro solo adelantó que la agenda incluye siete puntos.

En representación de Maduro participarán el presidente de la Asamblea Nacional chavista electa el 6D, Jorge Rodríguez; el gobernador del estado central de Miranda, Héctor Rodríguez, y el diputado Nicolás Maduro Guerra, hijo de Maduro.

Por la oposición vendrán el exalcalde Gerardo Blyde al frente de la delegación, más otros miembros de las principales fuerzas opositoras, entre ellos Carlos Vecchio, representante de Guaidó en Estados Unidos; Tomás Guanipa, secretario general del partido Primero Justicia, y el dirigente socialcristiano Roberto Enríquez, quien estaba refugiado desde hace cuatro años en la residencia del embajador de Chile en Caracas y obtuvo un salvoconducto de parte del gobierno para salir de la sede diplomática y viajar a México.

Mediadores y acompañantes

Los diálogos se llevarán a cabo bajo la mediación del gobierno de Noruega, que hace dos años promovió una iniciativa similar que fracasó. Representantes de Rusia y Holanda también intervendrán en el proceso como acompañantes de las delegaciones del gobierno y la oposición, respectivamente.

Estados Unidos no participará directamente en las conversaciones, pero los analistas coinciden en que podría desempeñar un papel fundamental debido a que Maduro ha centrado sus exigencias para sentarse a dialogar en que Washington levante las sanciones que enfrentan su gobierno y más de medio centenar de funcionarios y allegados desde hace cuatro años.

El gobierno del presidente Joe Biden, que reconoce a Guaidó como presidente encargado de Venezuela, se ha mostrado a favor de un diálogo que genere las condiciones que permitan elecciones democráticas y transparentes en la nación sudamericana. La Unión Europea es del mismo sentir.

Al hablar de las exigencias que llevarán sus delegados a la mesa de negociaciones, Maduro dijo el fin de semana que pedirán el “levantamiento de todas las sanciones”, el “reconocimiento de las autoridades legítimas y constitucionales” y que la oposición “renuncie a la violencia”.

A diferencia de los procesos de diálogo que se desarrollaron entre el 2017 y 2018 y en el 2019, en esta oportunidad el gobierno de Maduro va en una condición de fortaleza frente a una oposición muy debilitada por las fracturas internas y la pérdida este año de la Asamblea Nacional, que era su último bastión.

“Hay unidad para enfrentar los procesos que vienen en la negociación”, afirmó Guaidó el jueves por la noche al desestimar las divisiones dentro la coalición opositora. En el acto en el este de la capital venezolana, dijo también que el objetivo de los diálogos en México es “la búsqueda de una solución a la crisis”.

Con respecto a la agenda que llevará la oposición, The Associated Press se enteró que sus delegados pedirán la definición de un cronograma electoral, un plan masivo de importación de vacunas contra el covid-19 y “elecciones libres y transparentes”.

«La oposición no tiene nada que llevar a la mesa de negociación»

“La oposición no tiene absolutamente nada que llevar a la mesa”, dijo el académico venezolano Félix Seijas, director de la firma de estudios de investigación estadística Delphos, al asegurar que los sectores adversos a Maduro no tienen mayor peso de negociación porque han perdido el poder de convocatoria en las calles.

Si bien el fracaso de los anteriores procesos de diálogo ha reducido las expectativas de que haya un gran avance en este proceso, algunos férreos críticos de Maduro como Elliott Abrams, quien fue enviado especial para los asuntos de Venezuela durante el gobierno de Donald Trump, reconocen que las condiciones para las negociaciones han mejorado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =