Raro

Editorial / Venezuela RED Informativa

La nueva administración en Norteamérica cada vez se parece más a un carro sin chofer.

En el “asunto” Venezuela, por ejemplo, se aprecia la falta de coherencia. Así, un buen día declaran que el gobierno y la oposición solo pueden resolver sus “diferencias” en un ring electoral.

Al otro sueltan que ni Guaidó ni el señor Maduro representan al pueblo venezolano. Al siguiente que prefieren “esperar” que las medidas aplicadas desde la Oficina Oval hagan efecto. Más tarde que las acciones en contra del gobierno de Caracas no han servido de mucho. La “medicina” recetada desde la Casa Blanca ha sido endulzada por los gobiernos del Bajo Mundo, aliados al chavismo. Y, finalmente, felicitan al dúo Guaidó/Maduro por haber dicho ambos que se pondrán de acuerdo en lo de la compra de las vacunas en contra la peste china.

¡No la ponen fácil! Pero lo que sí no resulta ni confuso ni ambiguo es la masiva intención de difusión por parte de la CNN de los tres resbalones de Joe Biden al encaramarse en el Air Force One.

Lo curioso es que en un país donde la CNN fue una pieza vital del encubrimiento de la mega trampa electoral. Donde la CNN estuvo metida hasta los hombros en el chueco más escandaloso de los últimos tiempos en los Estados Unidos de Norteamérica, ahora sea justamente el más fiel difusor de todas las torpezas, disparates y personajes extraños que componen a esta nueva Administración.

Por todos lados sale el video “origen CNN”, de Joe Biden resbalándose al caminar, entre las escalerillas del avión presidencial. O sobre las ruedas de prensa con tres gatos que van patras y palante, sobre el “asunto” Venezuela. O sobre el nuevo peinado que lleva el transexual que tiene el gobierno americano como viceministro. O sobre el último lío con los rusos. O lo de los chinos.

Qué RARO. Antes, el año pasado, con todo y guiso electoral, los medios norteamericanos no decían mucho. Ahora en cambio, lo dicen todo.

Qué RARO. ¿Será que los grandes medios, capaces de llevar a cabo las peores bajezas, decidieron ahora decir la verdad y nada más que la verdad? ¿O será que ya están “vendiendo” las entradas para el segundo juego de las grandes ligas: el próximo “enroque presidencial” del siglo XXI? ¿Quién sabe?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 5 =