Realidades

Editorial / Venezuela RED Informativa

Acá, en Venezuela, cada vez somos más transparentes.

El señor Maduro y sus pandillas se cogen las elecciones parlamentarias, para rellenar al Palacio Federal Legislativos con las mismas “pobres” caras de siempre. Con una desvergüenza insuperable, habla de la próxima remisión de los BONOS PDVSA y casi que asiste a la inauguración de la última sucursal de la casa FERRARI, recién abierta en Caracas.

El país está iniciando una extraña recuperación en su intercambio económico. Para las grandes mayorías nacionales eso simplemente significa que cada vez el hombre de a pie se acerca a cubrir una parte cada vez más importante de la cesta básica familiar y se vuelve a escapar de la miseria en donde lo dejó varado el extinto Estado Petrolero venezolano.

Para “otros” en cambio, esta nueva fase de la revolución de los 1000 años significa la continuación de la fiesta inacabable de opulencia grosera y derroche, que lleva más de 20 años funcionando a plena luz. Pero que, ahora, con toda la fe puesta en la próxima flexibilización de las medidas impuestas desde la Oficina Oval, es más alegre.

Así, conforme se acerca el día de la mudanza de Joe Biden a la Casa Blanca, Gobierno/Oposición se ponen más inspirados.

Como para repartirse parejo las mismas diabluras, el chavismo “parlamentario” aburrido y gritón de siempre denuncia a la anterior Junta de Condominio por haberse robado sopotocientos millones de dólares en Ayudas Humanitarias. Muy molestos: ¡solo se “ayudaron” a ellos mismos! Dejaron a los camaradas por fuera.

Iris Varela balurda hasta más no poder, ladra según su costumbre, y propone expropiar las casas de todos aquellos que cometieron el “crimen” de irse de este maravilloso país. Como si las mejores tierras de Venezuela, las más importantes industrias nacionales, los aviones privados más modernos y cientos de miles de cachivaches más no hubiesen sido ya objeto de la rapiña popular y de las agallotas de las NARCOFUERZAS Armadas Bolivarianas.

Por eso es que acá todo sigue igual. Con ligera tendencia a la recuperación de la vida de la gente. Lo económico dentro del país camina sin control ni vigilancia alguna, mientras que lo político mantiene bajo secuestro domiciliario a la seguridad jurídica, a los derechos civiles e individuales, humanos y ni mencionar los políticos.

Así están las REALIDADES de la primera quincena de 2021. Qué cosa: ¡Esto cada vez se parece más a China!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + uno =