Refundar la República

Editorial / Venezuela RED Informativa

Re-institucionalizar al país es la única vía posible de salvar a Venezuela. Todo lo demás termina siendo un intento fallido de remiendo falso. Dejemos las cosas en claro: ¡hoy no somos más que un caucho pelao!

Eso lo sabe y lo manejan las fuerzas oscuras que dominan Venezuela. Tan es así, que más allá del ejercicio sostenido de saquear nuestros recursos y nuestras riquezas, ha funcionado un programa permanente para quebrar, sabotear, pisotear y chabacanizar el entramado institucional que dio forma a nuestro estado de antes del chavismo.

Romper todo. Ensuciar todo. Contaminarlo todo. En eso se montaron. ¡En eso sí que les ha ido bien!

El señor que juega al juego de hacerse pasar por el embajador designado por EE.UU., con portal web en la ciudad de Santa Fe de Bogotá para Venezuela, está suficientemente informado de todo eso. Lo mismo ocurre con los negociadores y diplomáticos europeos, que son tan, pero tan amables de“colaborar” con el “asunto” Venezuela, que hasta “conmueven”.

Toca insistir: ¡hace mucho tiempo se extinguieron los pendejos en este país!

Lo que en verdad ocurre es que resulta más fácil, más económico y mucho más sencillo, saquear los recursos naturales de un territorio cuando estos son controlados solamente por un pequeño grupo de mafiosos eternizados en el poder. Para muestra de ello ¡el África Subsahariana! Un “envidiable” grupo de países troceados o tribalizados de esa zona del mundo, cuentan entre sus mejores «amigos” con potencias como Francia, Portugal, Holanda,y Suecia, entre otras, que la exprimen y explotan como si todavía estuviésemos en el siglo XVIII

La propuesta de REFUNDAR LA REPÚBLICA que está empujando la Junta Patriótica y la gente de Pablo Medina, enfoca lo crítico de todo este rollo: recuperar al Estado. El verdadero quid de este cuento de nunca acabar.

Si de verdad queremos salir de “esto”, si queremos algo más de un baile de frases huecas, seguido de eternos lamentos de excusas, es imperativo crear un gobierno en el exilio. Producir un punto de quiebre que separe gobierno/oposición/cómplices/enchufados de la masa crítica de una Resistencia comprometida con el país decente, que funcione como un aparato de poder nuevo.

Iniciar la recomposición desde afuera, del tejido institucional roto en Venezuela. Arrebatarles un pedazo de territorio a todos estos delincuentes e iniciar la reconquista militar, moral, e institucional de nuestra patria.

Si Bolívar, en el año 1812 pudo con algo más de 500 hombres llevarlo a cabo, no estamos pensando en un imposible…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 4 =