Relaciones

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

De este lado del Charco Atlántico quienes juegan a la diplomacia fina y sabrosa, son los cubanos. Tras 60 años de esquivar y “sobrevivir” dentro de las sanciones del Bloqueo Norteamericano sobre el gobierno de la Isla, estos malnacidos han aprendido hasta hacer miel de abejas.

Como topos, como los roedores que han demostrado ser, han construido a lo largo de seis décadas una intrincada red de túneles de relaciones estrechas y profundas, que atraviesan de abajo a arriba y de un costado al otro, a todo el Mundo actual.

Desde el Caribe insular hasta la remota China de las Dos Caras. Desde el África subsahariana y mediterránea hasta lo profundo del continente negro. A través de todo el Medio Oriente contaminado y dedicado al terror como oficio, y a sus países de apalancamiento como Qatar e Irán, las redes de los cubanos llegan a todas partes.

A lo feo y a lo “bonito”. Porque también anidan en el Vaticano de Bergoglio y en el Partido Demócrata Norteamericano del Siglo XXI. En las internacionales socialistas y socialcristianas con base en la “comprensiva” Europa. En la porquería del PODEMOS español, creado y financiado con el dinero robado por Chávez y sus maleantes desde Caracas para Madrid. Y, por supuesto, en las enormes inversiones del sector turístico y hotelero de la Familia Borbón en la Isla.

Pensar entonces que las peripecias del estúpido de Arreaza, son algo más que pobres viajes de placer con pasaporte diplomático, es lo correcto. Los cubanos le tienen de muchacho de mandados y le envían a Irán. Que pise la bandera norteamericana cuando sale del aeropuerto de Teherán, como un acto de soquetes para un público de imbéciles “progres”, que se creen el cuentito del “unidos venceremos”.

Igual que dejan que Delcy Eloína llegue al aeropuerto de Barajas y no pueda hacer migración. Sin haberle advertido con antelación suficiente que, si ponía un pie en el T4 y hacía cualquier tipo de trámite migratorio, se iban a encender como luces de arbolito de navidad las alertas de Interpol y de las mamaderas de gallo de Bruselas. Y, nuevamente, la Revolución Bolivariana, comprometería al Gobierno de Su Majestad en otro escándalo con la justicia mundial, como recién les acaba de ocurrir al “dejar” escapar del largo brazo de la DEA, al “Pollo” Carvajal.

Porque, ¿verdad que nunca hemos visto envuelto en una situación parecida a algún funcionario de la nomenclatura cubana?

A donde más llegan a “mostrarse” es en los vestidos ridículos y fuera de época, de la esposa del chulo de Pérez Canel. Porque del resto, son tan silenciosos en su “oficio” como los mismísimos ratones, a los cuales representan con total orgullo.

Si se nota, “ninguno” de los jerarcas o funcionarios cubanos tiene orden de captura internacional, ni “deudas” pendientes con la justicia mundial. ¡Curioso!

Pero lógico. Ellos son los verdaderos dueños del circo, los demás son sus payasos. Y, como ocurre con este tipo de “empresarios”, articulan desde las sombras todo lo chueco y pervertido a que dedican sus “obras”, como una potente MAFIOCRACIA.

Los cubanos son expertos en narcotráfico de Estado. Ese “chiste” lo inventaron junto con Don Pablo, a mediados de los ‘80s, inspirados en las Viejas Guerras del Opio de la China e Inglaterra, de finales del siglo XIX y en la tesis del Viejo Tío Ho-Chi-Minh.

Hoy, en plena postmodernidad, ponen a jugar y exponerse al embrutecido gobierno bolivariano y a sus generalotes, en contra de un Departamento de Estado Norteamericano que les sigue la pista, pero desde lejos.

Ahora, como distractor del “asunto Venezuela”, aceptan el “nuevo” rol de potencia neocolonial formal, para crear aún más ruido en el ambiente de la materialización de los apoyos del Mundo Libre a la Venezuela buena, en el contexto de la gira de Juan Guiado.

No es casual, ni muchos menos, que mientras los selfies y las cámaras ponchan a Guaidó en Europa, el Sr. Maduro haga formal y oficial la presencia y “asistencia” de la MIERDOCRACIA cubana dentro del gobierno de la revolución.

Una poderosa razón más para pensar “primero” en la salida de las tropas, los cuadros y los asesores políticos cubanos del país, antes de “iniciar” cualquier proceso que busque la regularización de la vida institucional venezolana. Nuevamente los malos, que realmente como malos son muy “buenos”, logran montar otra capa sobre el núcleo de la cebolla nacional.

Al desastre de país que tenemos, al hambre de la gente, a la usurpación del poder por estos maleantes del siglo XXI, ahora hay que arrimarle de pasapalo, la exigencia en la retirada total y completa de las tropas y malhechores de invasión de Cuba sembrados en nuestro país.

“Eso” enrarece todavía más el ambiente de confrontación nacional, creando, adicionando a lo que ya existe, un “nuevo” problema.

Que, Acá, Adentro y Afuera todos sabemos que NO tiene nada de “nuevo”. Es tan viejo como la invitación del gran traidor de Hugo Chávez, que se los trajo y que siempre soñó en aquello de “dos países, un solo gobierno”, como se cansó de repetir una y muchas veces en sus interminables peroratas.

Pero así, así perdemos aún más tiempo. Por eso, sin una Resistencia dura y activa que no desenfoque el problema central y único, que es la extinción de la porquería del siglo XXI con todo y sus secuaces al precio que sea y por la mala, estaremos dando vueltas y más vueltas sobre el mismo palo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: