Relajo

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

Si damos por serias las “reflexiones” del Sr. Capriles, entonces es que esto se jodió. Para el dos veces “engañado” candidato de la Unidad, el 2019 resultó un fracaso. La “cosa” no se dio. Ni se acabó con la usurpación. Ni entró la ayuda humanitaria. Ni se avanzó en ninguna fórmula para extinguir a la plaga del siglo XXI. Al contrario. Al decir de nuestro siempre listo candidato, el round quedó a favor del Sr. Maduro, los NARCOMILITARES y del resto de la basura local e importada consagrada a la destrucción de la patria chica.

Pequeñas acumulaciones de “errores”, deshicieron en mil pedazos el sueño de millones de venezolanos alrededor de Juan Guaidó. Estos se tragaron el “acompañamiento” del Mundo Libre, por la presión sostenida del Departamento de Estado. Trituró la posibilidad de la instalación de un gobierno de verdad provisional, que pudo haber empujado la salida de estos malvivientes del poder.

Capriles, con su eterna cara de “yo no fui, ni tampoco lo sabía” exculpa a una MUD complaciente con el régimen, que se dedica a raspar las migajas de la olla, donde flotan todavía algunos pedazos de país. ¡Y por favor! No se trata de hacer del árbol caído leña podrida.

Claro que el problema central de todo este infierno es el chavismo de los últimos días, el originario, los NARCOGENERALES, los cubanos, los etarras y los dementes de Hezbollah que le hacen coro al gobierno bolivariano. Estamos claros, completamente claros: son “ellos” los que están acabando con Venezuela.

¡El asunto es que la oposición en Venezuela NO es un factor de solución para abordar este drama colectivo! Tras 20 años de “desaciertos” y de explicaciones mil veces repetidas por individuos como Capriles, la oposición venezolana NO termina de convertirse en vehículo de salida.

Tras 20 años de uno y otro Capriles, de decenas de “confesiones” y momentos de reflexión, estos grandísimos coños de sus madres, no han dejado de ser parte de “este” problema. Para nada han sido solución alguna. Solo parte del problema.

De no ser así. De no estar metidos hasta el cuello en negocios, “oportunidades” y vueltas con el régimen en todo este tiempo, YA habríamos salido de esta pesadilla.

Porque, de pana, pueblo no les ha faltado. Por ausencia de cojones de las mujeres y hombres que están siendo extinguidos por estos maleantes, no ha sido. Cientos de veces el país completo les ha respondido. Más allá de sus preferencias y de sus motivaciones personales. Docena de veces, con la nariz tapada, hemos ido a votar por ellos. Hemos cubierto de gente autopistas y barricadas. Para que, a la final del día, la “oposición al régimen” se invente una de salida negociada, de diálogos criminales o de leguleyadas que no sirven para un carajo.

Llegó la hora de dejar de ser pendejos. Acá nadie ganaría con una oposición dividida, a menos que la misma esté “montada” en su propia agenda de negocios y relajo con el gobierno. “Eso” sostiene al régimen y le da oxígeno permanente. El Departamento de Estado norteamericano lo ha comprendido perfectamente. Solo que no puede echarse para atrás y desdecirse ante el Mundo Libre, por las mamarrachadas que la MUD, inevitablemente, no puede dejar de seguir haciendo con el gobierno con el cual baila pegado y en un ladrillito.

Por eso es que no hay de otra. Hay que brincar a la Oposición y saltar a la Resistencia. Iniciar acciones de desestabilización reales y contundentes, que fracturen la bochornosa complicidad de Gobierno / Oposición, y en serio avancemos hacia una salida de estos bichos.

¡Y claro que se puede! ¡De bolas que se puede conseguir! ¿Acaso los iraníes en las calles de Teherán cuentan con una bolsa como Juan Guido que les diga en farsi que “Vamos Bien”?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: