Resistencia

Editorial / Venezuela RED Informativa

La RESISTENCIA venezolana tiene mucho que decir. La RESISTENCIA en Venezuela tiene mucho que lamentar. En Venezuela, la RESISTENCIA tiene mucho que perder.

Ante la negativa del gobierno de Trump en el año 2019 de organizar, armar y acompañar una operación de penetración territorial, usando como excusa la entrada de la ayuda humanitaria, la agenda para la extracción de la porquería del siglo XXI quedó en el limbo de los discursos continentales.

Con la excusa miserable del respeto a la autonomía de los pueblos y a la resolución de los conflictos por las buenas, las posturas de los presidentes Piñera y Duque, de Chile y Colombia, respectivamente, la libertad de Venezuela solo quedó para hacer negocios.

En esos espacios de sombras, el gobierno cubano se las jugó con muchísima inteligencia.

Solo tenían que esperar que la Administración Trump se desinflara. A que se encapsulara en sus tiempos electorales. Y, seamos conspirativos, a que apareciera una peste desde China que acabará con la vida de cuatro millones de seres humanos, en un planeta que “contiene” más de siete billones de individuos.

¡La suerte acompañó a los malos! Mucho menos tontos y nada escrupulosos, el Mundo Sucio puso sus fichas en el desgaste y en la increíble incapacidad de Donald Trump de comprender los detalles de la política mundial.

Y ahí, en esa red de falsas excusas, la RESISTENCIA venezolana quedó atrapada. ¡Ojalá y no sea para siempre!, como le sucedió a la RESISTENCIA cubana, cuando fue abandonada también en su momento por el carismático JFK.

Así las cosas, el panorama para la estrecha relación de negocios entre el Gobierno/Oposición venezolanos, luce alentador y brillante. Estas dos caras de la misma moneda están en las puertas de entrada de un arreglo “institucional” entre ellos, como nunca antes habríamos imaginado.

¡Probablemente, el primer triunfo diplomático de la Administración Biden/Harris!

Por eso, ahora toca pensar y repensar hacia dónde se dirigen los pasos de los millones de venezolanos que permanecemos confusos en esta red. Porque lo único que tenemos es un mercado feroz, en su más despiadada versión neoliberal, sin ni un poquito de libertades personales, ni garantías individuales.

Y esa reflexión solo la puede llevar a cabo la RESISTENCA venezolana… que es lo único que nuestro pueblo puede salvar de todo este desastre en materia de libertades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 4 =