Richard Haass: “Hay un juego político, económico y estratégico detrás de las vacunas covid-19”

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

“Varias potencias como Estados Unidos, China, Rusia y Reino Unido están midiendo el poder de sus capacidades científicas e invirtiendo lo que sea necesario para encontrar una vacuna que haga frente al virus”, expresa a BBC News Mundo, Richard N. Haass, presidente del centro de estudios Council on Foreign Relations (CFR), exdirector de Planificación de Políticas del Departamento de Estado de EE.UU., enviado especial a Irlanda del Norte y coordinador del programa “Futuro de Afganistán”, ha expresado en las últimas semanas  que varias potencias han estado comprando dosis de vacunas para asegurar su propio abastecimiento antes de que alguna de ellas reciba la aprobación, como si estuviéramos corriendo una carrera.

-Como es imposible predecir cuál de las vacunas llegará primero a la meta, los países más desarrollados comenzaron a comprar cientos de millones de dosis a distintos laboratorios para tratar de asegurar su abastecimiento. Por ejemplo, Reino Unido ha firmado acuerdos con varios potenciales proveedores: AstraZeneca, Pfizer y BioNtech, y la firma Valneva.De la misma manera Estados Unidos tiene gigantescos contratos con compañías como Pfizer y BioNTech; Moderna y Johnson & Johnson; AstraZeneca, y Novavax.

“Ahora mismo no tenemos evidencia de que esas vacunas de las que se habla funcionan, sólo sabemos que se ven prometedoras. Estas soluciones individuales, que no forman parte de acuerdos entre países, son un fenómeno descrito como el “nacionalismo de las vacunas”.

Haass enfatiza que se está viendo un nacionalismo de las vacunas contra la covid-19 que se podría describir “como un nacionalismo preventivo. Los gobiernos se están posicionando y las razones son obvias. Los líderes tienen la presión de proveer las dosis a sus propios ciudadanos”.

-El problema es que dejará a miles de millones de personas en una posición vulnerable, lo cual es una crisis. Pero además será negativo para los gobiernos que practican el nacionalismo de las vacunas porque si tienes una gran cantidad de personas infectadas en el mundo, dada la globalización, la enfermedad continuará propagándose.

Agrega: Entonces, hay un juego político, económico y estratégico detrás de las vacunas que es una receta para el desastre si no es posible construir algún acuerdo internacional. Y las presiones políticas a nivel nacional probablemente no van a ceder y las entiendo. Es difícil para un gobierno decir que tenemos que ayudar a otros países al mismo tiempo que nos ayudamos nosotros.

-¿Estamos frente o estaremos frente a una guerra política por conseguir las vacunas?

-Yo la llamaría una competencia por las vacunas, no una guerra. Todos quieren llegar primero. Algunos por razones comerciales, pero muchos por razones más bien políticas. El problema, es que todos quedamos en una posición vulnerable si hay muchas personas contagiadas. Esa es la gran lección de esta enfermedad.

Incluso si un país se adelanta a otros en la producción de la vacuna, de todos modos, seguirán siendo dependientes de otros países, porque probablemente van a requerir importaciones de ciertos productos para producir la vacuna.

Subrayó: “No creo que ningún país sea 100 por ciento auto suficiente en la producción de una vacuna porque van a requerir un determinado elemento químico o ingredientes desde el extranjero”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + trece =