Risa

Editorial / Venezuela RED Informativa

Mientras que el Departamento de Estado se rasga las vestiduras por el “buen” destino de la plata que ha enviado EE.UU. para recuperar la democracia en Venezuela, Julio Borges le pide cuentas a Juan Guaidó sobre todos esos reales.

Los yanquis aseguran saber dónde está cada centavo que han regalado. ¡En un sector de la oposición NO! Como ocurre siempre en esta parte del planeta, alguien miente. Es más, ¡alguien se cogió lo que NO debía! Y todo indica que ese alguien se quedó fuera del reparto.

A algunos o a muchos NO les llegó su tajada del cuento de las ayudas humanitarias y están rabiosos.

De todas formas, tranquiliza saber que allá tienen bien claro qué fue lo que se hizo con tanta plata. ¡Porque acá NO tenemos ni idea! Pero ya sabemos que los medios de comunicación juegan con nuestras ilusiones. Son espejos que deforman la realidad y a veces les da por soltar “mentiritas” blancas. El problema lo tenemos la gente de a pie. Los que no sabemos nada de nada. Es decir, nosotros, los tontos.

Por eso es que confiamos en Leopoldo López. Él y su jefe, el ministro Arreaza, coinciden en la única manera de “resolver” las diferencias políticas en el país: ¡La vía electoral!

Así y todo, Maikel Moreno, uno de los más importantes pensadores del régimen, advierte: “habrá diálogo, pero no impunidad sobre los delitos ya cometidos”.

Total, “esto” lo que da ya es RISA. Venezuela ha hipotecado sus libertades individuales y políticas al Conglomerado del Mal Mundial, y eso le parece cada vez menos importante al venezolano. La gente de la calle ya se divorció de lo político. Ya ni le interesa. La lucha despiadada por la sobrevivencia en la selva del mercado no da para adivinanzas sobre lo que ocurre en Miraflores o lo que pasará en las elecciones del año que viene. ¡La gente está en lo que está!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 5 =