Roberto Carlo Olivares reitera: “Lo de Venezuela no es crisis humanitaria sino un genocidio intencional y sistemático”

Alfonsina Ríos / Venezuela RED Informativa

Es maracucho y radical, miembro de la resistencia, hijo de venezolanos, con un abuelo estadounidense por parte de madre y, por el lado paterno, tiene también una mezcla de holandés con español; está convencido de que hay que depurar al país sudamericano “para poder construir las bases de una sociedad y de un ciudadano nuevo. Venezuela debe entrar al siglo XXI, porque estamos como en la edad media”.

Dice que nunca ha pertenecido a ningún partido político: “soy independiente, porque no soy una persona que apoya cogollos de ningún tipo, ni a militares ni políticos, ni económicos ni mediáticos, obviamente, cuando se lucha contra el statu quo uno se convierte en resistencia”, así de claro se nos presenta nuestro personaje de la semana, quien desde hace once años reside en Estados Unidos, en el exilio, debido a que tuvo que salir de Venezuela por razones políticas en 2009.

“Hugo Chávez me mencionó en una cadena de radio y televisión por un artículo que yo había escrito y, bueno, me tuve que ir del país y, ya fuera, igual me volvió a mencionar dos veces más, también en cadena nacional, pero me hallaba en el exilio, en EE.UU., por persecución de Chávez”.

Ha vivido en Washington, Boston y otros lugares de USA, actualmente reside en Miami y, a juicio de nuestro entrevistado: “es el país más poderoso del mundo y, ahora con Donald Trump, en los últimos tres años, se ha reivindicado el poderío de EE.UU. a nivel internacional, y en lo que respecta a la política doméstica, Trump lo ha hecho muy bien, la economía está definitivamente y meteóricamente avanzando, te repito: es el mejor país del mundo”, así opina el politólogo y periodista Roberto Carlo Olivares de la nación de su abuelo norteamericano.

Del país caribeño añora a su gente y, como le gusta viajar, ha recorrido casi toda su geografía nacional: “soy un enamorado de Margarita, de los cayos de Morrocoy y el Archipiélago los Roques. Lo que más añoro es a mi gente a los venezolanos, cuando vivíamos en tranquilidad y en paz allá en Venezuela”.

Su plato favorito es carne a la parrilla, especialmente si los cortes son de Santa Bárbara del Zulia, es decir, “el T-Bone de allá, el queso palmito y los patacones, tostones, pero definitivamente la carne es lo que más me gusta”. No es amante de los dulces: “no soy dulcero, pero si de repente me tuviera que comer un dulce, sería una ovomaltina, una cocada o una conserva de coco”.

Como buen marabino ha andado y navegado en el Lago de Maracaibo, y nos describe que hay una parte del norte del lago que tiene entrada al Golfo de Venezuela: “he nadado ahí y también he paseado en lancha en el Lago de Maracaibo, lamentablemente hoy en día totalmente contaminado, vamos a ver si en el futuro podemos recuperarlo”.

Nos cuenta que tiene recuerdos muy gratos, bonitos, de su niñez y juventud, de su estado Zulia, donde se crió en un ambiente de armonía, el compartir en familia con sus primos, viajando para la finca de sus abuelos, donde muchas veces vio el relampagueo a lo lejos, en el cielo, de los destellos del Catatumbo: “mis abuelos tenían una finca por El Vigía y desde allí se veían todas las noches los ‘Relámpagos del Catatumbo’, impresionante, es un fenómeno natural único en el mundo, que ayuda a la recuperación de la capa de ozono cada vez que destella”, el cual fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Continúa evocando que cuando pequeño también disfrutaba los viajes a la Isla de Margarita, Caracas, Valencia, Maracay, los Médanos de Coro y otros lugares de Venezuela: “tantos recuerdos bonitos de la infancia”, comenta. Rememora que jugaba trompo, así como perinola, juguetes folklóricos de los que los niños en décadas pasadas solían disfrutar en los patios de sus casas.

Ya de adulto siempre tiene presente, tanto en su vida personal como en la profesional, un hermoso consejo de sus padres, inculcado desde joven: “la humildad y el ser honesto”. Olivares es articulista de El Nacional y bloguero. Sus opiniones y análisis vienen impregnados de esos valores.

Estudió Ciencias Políticas en Washington, DC (en la American University), es egresado de la Escuela de Comunicación Social (en URBE de Maracaibo, Zulia); cursó además una maestría de Comunicación Masiva en USA (Florida International University) y en su vasto currículo se encuentra también un Curso de Liderazgo en Harvard University (Boston, USA).

Como periodista y politólogo manifiesta su predilección por la lectura: “soy un humanista. Mis autores favoritos son Vargas Llosa y Gabriel García Márquez (“El Gabo”, ya fallecido), aunque tengo diferencias políticas con él, me gusta mucho; también un autor americano que se llama Brian Weiss, psiquiatra, psicoanalista y escritor, quien tiene varios libros, pero el primero trató sobre las vidas pasadas, la reencarnación: ‘Muchas vidas, muchos maestros’, fue un best seller, y es uno de mis libros favoritos. Por supuesto que me encantan también las novelas de Rómulo Gallegos, como ‘Doña Bárbara’”.

Roberto Carlo piensa escribir varios libros acerca de lo vivido como consecuencia de la situación política de su país durante estos años, asimismo sobre un proyecto nación cuando se establezca la democracia en Venezuela: “Sí, tengo planificado escribir dos libros, uno que sea de mi experiencia en el exilio y otro sobre proyecto país, ya cuando regrese a Venezuela, esos dos libros los tengo en mente”.

El momento crítico que atraviesa Venezuela y que empujó a migrar a millones de venezolanos -según cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU), (en 2020 habrá 6.4 millones de personas en el exterior)- e incluso huida desesperada por trochas, especialmente de los más pobres, siendo asesinados centenares en la frontera, lo cual nos ubica en el panorama del año 2019, que presentaba altas expectativas sobre el gobierno interino de Juan Guaidó. En fin, al respecto el politólogo Olivares reitera lo que expresó en su artículo “Genocidio Intencional Venezolano”, la situación no es una crisis humanitaria como erróneamente la han planteado, porque de acuerdo a su análisis: “El éxodo masivo de venezolanos va relacionado directamente con un genocidio en Venezuela, por cuanto se cumplen los cinco parámetros o variables de la ONU para dictaminar que hay un genocidio”.

Además asegura que “es una planificación intencional para definitivamente destruir a la sociedad venezolana. Como digo, es un holocausto bíblico la manera como los venezolanos se están yendo de Venezuela, por trochas. Muchos se están muriendo en el camino, a los niños los están prostituyendo, bueno eso va a continuar, no veo que haya esperanza de cambios en el 2020. Creo que si EE.UU. actúa, será el año que viene, después de que Trump sea reelecto en noviembre”, esto considera nuestro entrevistado.

Uno de los párrafos del mencionado artículo de Olivares detalla: “En Venezuela se lleva a cabo un GENOCIDIO intencional y sistemático, que no ha sido denunciado correctamente ni por el inerme liderazgo político de ‘oposición’ concentrado en la MUD, ni por los demás factores de la sociedad civil; que confunden “crisis humanitaria” con GENOCIDIO”.

Otra causa que va ligada al éxodo venezolano es la mínima confianza en el liderazgo opositor interno y, en este sentido, nuestro entrevistado señala: “obviamente el país ha perdido la confianza en Guaidó, porque Guaidó tiene un entorno corrupto comprobado, de hecho ahora él mismo está inmerso en casos de corrupción, a su papá lo vieron reunido con el bolichico Betancourt, hay pruebas de eso, y la gente al verse desamparada, huérfana de un liderazgo político serio, abandonan al país”.

Olivares también opinó acerca de políticos de “oposición” que dicen estar perseguidos y exiliados, pero que disfrutan de la estadía con lujos y cargos del gobierno interino, representando supuestamente a los venezolanos desde el exterior, al respecto sentencia: “Julio Borges, Carlos Vecchio y Luis Florido todos son corruptos, en especial Julio Borges, una joyita total, y te repito, eso es parte del entorno de Guaidó. Son todos politicuchos corruptos, traidores, parte del status quo. Guaidó es la cara nueva del status quo, y su entorno rodeado de alacranes y de traidores corruptos como estos que te mencioné. Ahí están también las mafias de oposición con Henry Ramos Allup y Manuel Rosales”.

Le referimos que de acuerdo a la Constitución Nacional Bolivariana de Venezuela, que establece elecciones en 30 días luego de ser proclamado un presidente interino, podría estar Juan Guaidó en estos momentos usurpando el cargo de Jefe de Estado. “Lamentablemente está legal entre comillas, porque fue ratificado por la Asamblea Nacional y Venezuela está viviendo un momento excepcional por las circunstancias que sabemos. Lamentablemente Guaidó no es la persona idónea para desempeñar el cargo que está ejerciendo, por las razones que ya te expresé, no obstante, se halla dentro de la Constitución, además, es reconocido por la mayoría de los países democráticos del mundo”.

Ante esta realidad política de Venezuela y de los políticos venezolanos, manifiesta que se ha venido realizando un trabajo de hormiguita, ha llevado mucho tiempo desenmascarar a esta falsa oposición. En su caso particular desde enero de 2007 ha estado “denunciando a los traidores de oposición, a los colaboracionistas. Hace trece años ya, de hecho, estaba remando solo, era el único periodista y uno de los pocos venezolanos que hablaba tajantemente en contra de la oposición traidora”.

Desde su punto de vista “poco a poco la gente fue abriendo los ojos, hoy en día ya vemos como la mayoría del país independiente no está con un lado ni con el otro, y cada día la gente va madurando mucho más”.

Aparte de la denuncia periodística, Olivares ha demostrado su solidaridad, ayudando a muchos venezolanos dentro y fuera de su país: “en el tiempo que tengo en el exilio siempre he estado conectado con militares retirados, con militares activos dentro de Venezuela, con gente de la resistencia, y uno siempre ha buscado la manera de ayudarlos, ya sea de manera económica, con cosas que necesiten cuando llegan a EE.UU. o a otras naciones. Uno siempre trata de colaborar, no solo desde el punto de vista de la denuncia, sino también desde la logística y otras ayudas”.

Si fuera pintor o caricaturista nuestro personaje de la semana plasmaría la situación de Venezuela con los siguientes matices: “imagínate como plasmar un holocausto, un genocidio, la destrucción total de la patria… sería con colores grises, matices oscuros… tendría que ser demostrando la realidad de la manera más cruda”.

Y si fuera dramaturgo, describiría “la gira” internacional de Juan Guaidó partiendo de que “fue un fracaso total hasta que lo recibió Donald Trump en el Congreso y en la Casa Blanca, lo cual desde el punto de vista político y mediático fue un gran triunfo para los demócratas venezolanos. Obviamente, un gran triunfo para Guaidó y para su grupo, que lamentablemente son traidores y corruptos como ya te mencioné. Sí, definitivamente la gira se convirtió en un éxito al final”.

Aunque luego del periplo de Guaidó, Olivares escribió un artículo titulado “La llegada de Juan Guaidó”, en el que textualmente señaló: “le auguro a Guaidó un grave problema apenas aterrice en Venezuela”, y seguidamente señala: “después del respaldo de Trump en persona en la Casa Blanca, muchos venezolanos que lo habían abandonado lo volvieron a apoyar”, y a la vez se pregunta: “Pero, ¿cuánto tiempo durará ese apoyo si no se toman medidas radicales?”.

De acuerdo a sus análisis, nos dijo en la entrevista, en “Venezuela no hay ningún político de oposición que sea confiable. Obviamente del grupo mayoritario se aparta María Corina Machado, pero creo que ella tiene muchas deficiencias, te repito, comparado con lo que existe en Venezuela es lo mejorcito”.

Cree que la solución a la crisis venezolana vendría por una vía de fuerza: “solos ya no podemos, no hay capacidad civil ni militar, necesitamos ayuda exterior, y definitivamente esa ayuda tiene que venir de EE.UU.”. A su juicio no van a funcionar las sanciones ni medidas diplomáticas: “la salida es a la fuerza, la salida tiene que ser violenta. La salida tiene que ser liderada por EE.UU., ya sea de manera individual o a través de una coalición internacional, lo cual yo dudo mucho. Me inclino más por EE.UU. de manera unilateral”, concluye determinante la entrevista el periodista y politólogo Roberto Carlo Olivares, un zuliano radical y de la resistencia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: