Rol del intérprete en las entrevistas de asilo político

Nahí Viloria / Venezuela RED Informativa

Los procesos de inmigración resultan ser intimidantes, pero más que ello constituye el inicio a un nuevo proyecto de vida.

De acuerdo con los estándares del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) su objeto, a la luz de los factores legales, es asegurar la calidad y precisión de la interpretación.

Un intérprete es “una persona que proporciona una traducción oral entre oradores que hablan en diferentes idiomas “.

Para calificar como intérprete para los propósitos de una entrevista de inmigración realizada en una oficina de USCIS, una persona debe ser:

-Suficientemente fluido tanto en inglés como en el idioma del entrevistado.
-Competentemente entre el inglés y el idioma del entrevistado.
-Capaz de interpretar imparcialmente y sin sesgo su traducción.

Si el oficial determina ya sea antes o durante la entrevista que una persona no puede cumplir con estos estándares, el oficial debe descalificar al individuo de ser un intérprete.

Además, algunas personas no pueden actuar como intérpretes; estas incluyen:
-Menores de 18 años
-Testigos
-Abogados
-Representantes del entrevistado

No hay excepciones a estas dos últimas restricciones.

Fluidez
El intérprete debe demostrar competencia tanto en inglés como en el idioma del entrevistado, lo que significa que el intérprete es suficientemente fluido en ambos idiomas.

Competencia
El intérprete debe comunicar la información con precisión tanto en inglés como en el lenguaje del entrevistado. El intérprete debe dar una interpretación completa y precisa de toda la entrevista; el oficial de inmigración estará preocupado de que el intérprete pueda mentir por el
entrevistado o cambiar sus palabras durante la entrevista.

El intérprete no puede ayudar al entrevistado al dar sus respuestas al oficial; no debe imponer sus propios pensamientos o su propia interpretación de lo que se dice. Las malas interpretaciones pueden tener un impacto significativo en el resultado de un caso, al impedir la
entrevista.

El intérprete no debe divulgar o compartir cualquier información discutida o aprendida como resultado de servir como intérprete durante la entrevista, por lo cual no debe un intérprete utilizar la información de una entrevista para su provecho personal realizando procesos migratorios. Al iniciar la entrevista el oficial le recordara al interprete la no divulgación de la información.

En relación al estatus migratorio del interprete, la ley no establece específicamente nada al respecto; sin embargo lo más conveniente es que el traductor sea un ciudadano americano o un residente permanente legal, y no una persona que está en Estados Unidos temporalmente con una visa de turista, o bajo una solicitud de asilo pendiente, por ejemplo; aunque este en este último caso este autorizado para trabajar en Estados Unidos; ya que en estos casos es posible que el oficial de inmigración decida que no lo acepta por deficiencia del intérprete.

Una persona que no tenga un estatus legal en Estados Unidos no debería estar presentándose como interprete en situaciones que se consideran absolutamente confidenciales; considerando también el hecho de que un aplicante que está a la espera de su solicitud no podría estar asistiendo a otro aplicante en su misma condición de petición de asilo o sin estatus legal en el país.

Este artículo es sólo informativo. No es asesoría legal para ningún caso concreto.

Para más información:
Nahí Viloria, Bachelor’s Degree in Law (LL) & Paralegal Studies
(954) 598 2112/ (240) 380-5880
Email: bluewatersservicios@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − catorce =