Rostros de la pobreza en Venezuela: Perritos abandonados en socialismo

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Transitar a pie las calles de Caracas o de nuestra muy sufrida Venezuela en tiempos de miseria y de ausencia de todo es muy doloroso. No es posible caminar, no importa donde se vaya, y no encontrarnos con los rostros de la pobreza, el país del abandono y de la indiferencia absoluta de un gobierno COMUNISTA.

Un régimen que arrasó con la Venezuela, que fue referencia de prosperidad y de haber tenido el salario mínimo más alto en América Latina y el Caribe en sus mejores momentos de esplendor económico, incluyendo la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, cuando jamás en los 50 se vieron las cosas tan dramáticas que se ha visto desde que llegó el socialismo al país en 1999 para ROBARSE TODO…

Este muy desdichado gobierno, se ha robado la vida de una nación completa. Se robó la vida de nuestros hijos, de nuestros padres, de nuestros amigos y de la gente valiosa que se formó en las mejores universidades de Venezuela, o de los muy humildes que han tenido que abandonar el país.

Miles de venezolanos, afligidos por tantos sinsabores cada día, han tenido que huir por vía aérea, por mar y por tierra cruzando ríos y trochas, para ser humillados o perseguidos por una visa que no tienen, o por la falta de documentos en muchos lugares del exterior. (El Gobierno NO los da o a cambio de hacerlo hay que pagar altas sumas en dólares que la gente no tiene).

En socialismo NO se tiene acceso a los documentos que se necesitan. No se tiene acceso a un pasaporte, porque todo es UN NEGOCIO de la mafia corrupta que se hizo “fortachona” bajo el SÍ con Chávez en vida y luego se hizo gigante como un pulpo monstruoso en todas sus ramificaciones estatales con Nicolás Maduro y su entorno.

En medio de esta tragedia humanitaria que sacude los cimientos más profundos de Venezuela, se sumó el abandono de mascotas en todas partes del país. Es desgarrador ¡además de tanto dolor alrededor!, ver a pequeñas mascotas que fueron abandonadas en las calles o en basureros, porque sus dueños no saben cómo darles de comer o porque se sumaron a la diáspora venezolana que supera la cifra de los 4 millones en los últimos años.

Ha sido una maldición la llegada del socialismo en Venezuela. Como ideología, no debería existir al igual que el nazismo. En ambas el exterminio de la vida y de las esperanzas son denominadores comunes.

La gente, incluyendo profesionales universitarios, maestros, bomberos y policías también: ¡NO tiene para comer lo mínimo, ni tampoco cómo comprarse un par de zapatos! No es posible, porque el salario mínimo de los venezolanos y las pensiones luego de trabajar toda una vida es de apenas 5,50 dólares al mes. Y entonces, al verse con las manos en cabeza, abandonan a sus mascotas o las mandan a “dormir” para no verlas sufrir o para que no pasen más hambre.

Estas dos fotos que mostramos son del martes 25 de junio 2019. Son de la parroquia El Valle, suroeste de Caracas, en donde está asentado el Ministerio de la Defensa de Venezuela y el Fuerte Tiuna. Es entre la estación del metro de El Valle, salida a San Andrés, en sentido hacia Cajigal, frente a la Plaza Bolívar de esta conocida y emblemática parroquia de la capital.

La misma, que otras veces se le ha alzado al gobierno de Maduro y en el pasado fue protagonista-testigo de El Caracazo en 1989 con muchos fallecidos y un toque de queda por varios días. En esos días del 27 y 28 de febrero y 1º de marzo, los cerros de esta parroquia ¡bajaron! y la democracia venezolana quedó herida mortalmente…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: