Saber qué y saber cómo

Rodolfo Zárate / Venezuela RED Informativa

Los autócratas sólo prosperan donde la complicidad de muchas personas suministra la energía que los mantiene en el poder

Axel Capriles Méndez

El título hace referencia a conocer y reconocer un problema, luego qué hacer con ese problema. Por lo tanto, lo comenzamos en Colombia que desde la década del 60 hasta principios del 2000 era una nación sumergida en una sangrienta guerra dónde no existía tregua en el dolor, la muerte, ni en el destierro, porque el Estado no gobernaba para todos los colombianos, hoy ese es el escenario de Venezuela y los venezolanos. Entonces ¿Qué nos pasó como sociedad? Podrían ser muchas las respuestas, pero se me ocurren: la ignorancia de los dirigentes en manejar la cosa política (por allí van los tiros), la ambición de las nulidades engreídas (los políticos de siempre tracaleros, embusteros y cómplices), la inoperancia de las reputaciones consagradas (los que saben mucho, pero no hacen nada, solo hablar) y una la falta de visión estratégica nacional, para afrontar los problemas. Recomiendo a Herodoto en su lección al resumir su obra sobre la guerra entre griegos y persas cuando dice: “Éstas son las investigaciones de Herodoto de Halicarnaso, que publica con la esperanza de evitar que se desvanezca el recuerdo de lo que han hecho los hombres y de que pierdan la debida gloria las grandes y prodigiosas acciones de los griegos y los bárbaros, además de dejar constancia de los motivos que provocaron sus disensiones”. NO COMETAMOS LOS MISMOS ERRORES UNA Y OTRA VEZ. Sr. Guaidó entienda que en Venezuela no cuentan los votos de los vivos, muertos o los fabricados por el sistema electoral, porque no se elige; sólo se ratifica una decisión tomada desde la esfera del poder.

POR FAVOR NO LAVEMOS LA CARA DE LOS CRIMINALES. Vaya por el mundo pidiendo más intervención contra las cuentas, las empresas creadas para lavar el dinero, y los testaferros de estos criminales, denuncie ante la Corte Penal Internacional los delitos de lesa humanidad, incremente la presión contra el gobierno, ordene a sus diferentes emisarios internacionales divulgar lo que sucede en el país, quítele la careta de políticos a estos criminales, NO HAGAN NEGOCIOS CON ELLOS, no se convierta en parte del problema, no sustituya la calidad por la cantidad, el individuo por la masa, no les conceda tiempo en una charla estéril ni espacio en televisión internacional, LA LIBERTAD POR LA ESCLAVITUD SUMISA, y recuerde tanto da el cántaro al agua hasta que se rompe.

En días anteriores leía sobre las tierras raras, que son un grupo de elementos químicos utilizados para fabricar productos tecnológicos y armamento, formado esencialmente por lantánidos que incluyen cerio, samario, bario, torio entre otros, y Venezuela tiene de estos minerales. El caso es que Jorge Rodríguez fuerza con toda su arrogancia de saberse con el poder, ante la opinión pública nacional e internacional la devolución de activos que ellos mismos devaluaron, menospreciaron y utilizaron para hacer sus negocios turbios. CON CRIMINALES NO SE NEGOCIA. Ellos adolecen de valores y escrúpulos, ellos nos robaron la libertad, fabricaron una justicia politizada. ¿Cómo ir a una elección con árbitros de un solo bando? ¿Cómo ir a una elección con presos políticos y políticos inhabilitados? ¿Cómo ir a una elección sin libertad? No se trata de empates catastróficos, miseria equitativa o mentiras piadosas, se trata de SALIR DEL PROBLEMA Y ELLOS (LOS QUE GOBIERNAN) LO REPRESENTAN.

“Hoy sabemos suficientemente que la obediencia y la sumisión son sólo una cara del poder, sin la conformidad y el consentimiento de los subordinados, el poder se derrumba”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − catorce =