Sabotaje interno

David Bonyuet / Venezuela RED Informativa

Las víctimas de la Operación Gedeón no son las únicas que han sido estafadas en su legítima y sincera lucha por la libertad de Infiernozuela. Todos los sobrevivientes de Venezuela hemos sido engañados miserablemente por unos politiqueros. Si usted cree que AD, PJ, UNT y VP están buscando acabar con el chavismo, usted sufre del sabotaje interno que nos ha hecho creer a todos que hay una fuerza opositora. Amigo lector, lo reto a revisar las promesas de las elecciones parlamentarias del 2015: ¿que han cumplido hasta ahora?

Después de 21 años de victoria revolucionaria, los opositores: Arias Cárdenas, Hernán Escarrá, Ricardo Sánchez, Leonides, Henry Falson, Luis Parra, Stalin González, etc, han demostrado ser las escorias de la política. La lista es muchísima más extensa e incluye a HRA, HCR, LB, LL, etc., la putrefacción va por dentro. Todos contentos piden una ruta pacífica y se niegan con profunda terquedad a cualquier solicitud de ayuda internacional … ni siquiera para consultar planes o analizar estrategias.

Más de la mitad del país está secuestrado por el terrorismo (Hezbola, ELN, etc.) la otra mitad esta expropiada por colectivos, pranes, milicianos, etc. Encima de ellos (como socios de negocios) están las FANB traidoras que junto a grupos paramilitares y el FAES tienen licencia para matar. La oposición legítima prefiere ignorar a todos estos grupos secuestradores y solo piden que el usurpador gordiflón salga del poder, aun sabiendo que el país está fuera de control y la conmoción interna esta asesinando, chantajeando y torturando al resto de los venezolanos.

Parte de las funciones del presidente interino es hacer cumplir las leyes y proteger la vida de los venezolanos. Curiosamente manda a protestar en Infiernozuela sin ninguna protección, sabiendo que es una gran irresponsabilidad. Es lamentable que siendo el líder no canaliza la lucha para lograr la independencia, ¡para nada! Tranquilamente, muy escondido llama a salir mientras él tiene que cuidarse muy cómodamente en su embajada. ¿Es este el paladín democrático?

Es lamentable, pero la comunidad afroamericana en USA ha sabido canalizar sus protestas más allá de las fronteras por el brutal asesinato de George Floyd, para demandar respeto a la igualdad, mientras en Infiernozuela estamos individualizados sin ánimos de demandar respeto a nuestros derechos humanos, pues no queremos mover un dedo creyendo que otro debe hacer el trabajo por nosotros. También es verdad que estamos cansados de ser utilizados como carne de cañón por una dirigencia politiquera asquerosa y ruin. Sea cual sea el sentimiento, estamos solos y nos abandonamos nosotros mismos. El sabotaje interno de la apatía va ganando.

Cuando las personas pierden las esperanzas de que ellos mismos pueden cambiar su destino, sencillamente seremos arrastrados por la incapacidad, somos presa de la flojera y priorizamos nuestros propios egoísmos ante la necesidad de la mayoría. Claro, el pueblo sabe que si sale a luchar entonces los politiqueros van a montarse para reclamar un inmerecido triunfo. Entonces estamos ante dos grandes pecados: la indiferencia del pueblo y el criminal aprovechamiento de los políticos. En resumen: ¡la gran victoria del chavismo! Para lograr activar a uno, hay que desactivar al otro. Poco a poco la población está agarrando conciencia de la culpabilidad de los partidos políticos.

Es evidente que Guaidó no controla lo que ocurre. Le ponen un pacto corrupto en las narices y mientras firma ya todo el chavismo hace fiesta. No hay presidente interino sino un chamito haciendo una pasantía en Narnia mientras el país es destruido sin piedad ni misericordia.

Esta pasantía presidencial legítima pasa sin ejecutar nada concreto, sin entender que la vida de los venezolanos está en sus manos. Simplemente hacen muchas promesas superficiales, hablan en términos vagos (quiere TIAR, pero no especifica qué y cómo), llora de rodillas prometiendo cambios y sigue en lo mismo y hace pactos con el conglomerado criminal mesmo, aunque había jurado que no más negociaciones. ¿Le queda alguna credibilidad al hombre?

Es evidente que no podemos seguir dejando al país en las manos de los politiqueros: sus intenciones no son claras, sus prioridades no son la de los venezolanos, sus promesas son falsas, sus deseos no son los de una Venezuela libre e independiente. Contra el sabotaje interno, es urgente que el bravo pueblo se una y se organice por la libertad.

@DBonyuet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 4 =