Salga sapo o salga rana, la victoria es de Donald Trump

Pablo Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa

Tengo 3 años en el exilio viviendo en Miami. Pero puedo decir que soy una persona relativamente informada para lo que a continuación voy a comentar. Prácticamente es un lugar común el admitir que desde que se inició la campaña electoral que culmina este 3 de noviembre del 2020, no hay comparación posible entre las multitudinarias y entusiastas concentraciones a lo largo y anchísima geografía de esta gran Nación por el presidente Donald Trump con los raquíticos actos públicos del Candidato demócrata Joe Biden.

Otro fenómeno son las inmensas colas de votantes frente a los centros de votación. Para el momento que escribo este modesto artículo, la cifra de votantes es de 60 millones. Es decir, comparativamente han votado casi el 50 % de los votantes de las elecciones presidenciales entre Trump y Hilary Clinton. Con esto doy una idea de lo que ocurre ahora hasta el 3 de noviembre, el último día de votación. Algunos veteranos recuerdan que algo similar ocurrió cuando ganó Ronald Reagan.

¿Cuál es la correspondencia lógica que quiero subrayar? Que quien pudo lo más en la campaña electoral pudo lo mas también en los centros de votaciones y al revés quien pudo lo menos en la campaña presidencial pudo lo menos obviamente en los centros de votaciones. Estas votaciones masivas adelantadas pronostican una amplia votación para Donald Trump tanto en el voto popular como en los colegios electorales.

Otra necesaria comparación fueron los dos eventos ¡las Convenciones de los Demócratas y la Republicana! En los cuatro días que duraron ambos eventos, tanto en la del partido del burro y de color rojo republicano, hubo mensajes a todos los estratos sociales que fue también determinante para esas oleadas humanas vitoreando por todas partes la reelección a Donald Trump.

El primer debate candidatura habiéndolo ganado Trump dejo sin embargo un mal sabor entre sectores de la población. Pero como es un tipo que goza de buena estrella, lo tomo por sorpresa nada manos que el virus chino y no solo se recuperó en breves días, dando una imagen de fortaleza también de alguna forma lo humanizo en los millones de comentarios que hubo a su alrededor. Y para este segundo debate no solo gano en cuanto a los argumentos de ataque y contraataque, sino que cuido la forma, la compostura y las reglas del debate.

Por lo general las encuestas de los canales de tv y medios de comunicación que desde que tomó posesión de su silla presidencial en la Casa Blanca no le han dado tregua realizan encuestas segmentando a la población, por ejemplo, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, negros e hispanos y como es conocido Donal Trump les demostró sus equívocos y errados cálculos o que ha podido ocurrir que hayan ocultado las verdaderas cifras que eran a favor del presidente Trump. Si se tomaran las molestias de hacer encuestas con otra metodología, por ejemplo, consultando a cristianos y católicos, a los policías, a los veteranos, empresarios, agricultores, deportistas e hispanos, el resultado serio igual, es decir la victoria clara y contundente seria para el presidente Donald Trump.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 13 =