Se dejaron de eso

Editorial / Méjico Today

Muerto el Rey, los bufones de palacio tomaron el control. A falta de Donald Trump en la Oficina Oval, los cretinos del nuevo orden salen a hacer sus gracias.

Por eso es que Elliott Abraham hace saber que recomienda a Joe Biden levantar las sanciones de naturaleza petrolera que existen sobre el gobierno de Venezuela. Insiste que, en esta mala película de intrigas de segunda categoría, se debe arreglar por elecciones, cuando los tiempos electorales estén “maduros”. ¡Para eso es que existe Smarmatic!

Así las cosas, y en perfecta armonía, el Padrino de las mafias militares de Venezuela toma el micrófono y también hace su parte. Se desgrana en estupideces en contra del presidente Duque y de Colombia. Lo de siempre: narcotraficantes, maleantes, alcahuetas de mercenarios, etc. ¡Cachicamo diciéndole a morrocoy conchúo!

Sin embargo, alguna razón lleva Padrino. La crisis en Venezuela que ha dado tantos dolores de cabeza al gobierno colombiano, también le ha llenado los bolsillos a un gentío en ese país. Aquello de las “ayudas”, que jamás han ayudado al pueblo menesteroso de nuestro país, se quedaron en las cuentas y en los bolsillos de pillos como Julio Borges y de muchísimos “hermanos” más con fuerte acento bogotano.

Sin embargo, lamentablemente, la enorme frontera compartida no es ni mucho menos una cabeza de playa para la insurrección en Venezuela, ni para fraguar atentados o para intentar magnicidios, como también dice Padrino. Eso es discurso barato y refrito mandado a repetir por nuestros chulos desde La Habana.

La frontera colombo-venezolana sigue siendo un espacio de nadie, bajo control exclusivo de la delincuencia despiadada y de la guerrilla colombiana que continúa siendo dueña y señora de miles de kilómetros cuadrados del territorio en ese país.

Aunque lo cierto es que todo marcha bien. Porque todo discurre pegado al libreto. De este lado de la América del Sur nada ha cambiado. Y todo pinta que tampoco nada va a cambiar.

Simple: porque a todos los bufones de esta comedia, los salvó la campana. Biden y Cía. se alzaron con el gobierno de Norteamérica a punta de trampas y marramuncias electorales, al mejor estilo de las repúblicas bananeras, y ya el “problema” Venezuela es solo un asunto de formas. Ya ¡SE DEJARON DE ESO!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 10 =