Se entiende, ¿verdad?

Editorial / Venezuela RED Informativa

No es que Timoteo Zambrano sepa mucho de política exterior. Aunque siempre de cuello y corbata, engaña. Pero no nos confundamos, solo es una pulga. ¡Una pulga con bigotes! Pero el principio de realidad lo acompaña. Y por eso no se pela, cuando se estrena como presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior de la Asamblea Nacional y dice: “Las relaciones bilaterales entre los EE.UU. y Venezuela están destinas a mejorar”. 

¡Seguro que sí!

Estamos muy próximos al levantamiento de las sanciones en contra del gobierno bolivariano que fueron empujadas desde la Oficina Oval. En cosa de muy pocos meses ya habrán desaparecido como por arte de magia de las páginas web del FBI, la DEA o la Oficina de Impuestos de Estados Unidos los rostros pintados de Nicolás Maduro, Vladimir Padrino, Diosdado Cabello y Maikel Moreno, entre muchos otros, con todo y las cifras que ofrecían por sus cabezas.

¡Gracias a Dios! Porque así el “alto gobierno” de la patria reanudará sus esfuerzos por el buen funcionamiento del país. Se acabarán los apagones. Tendremos gasolina abundante y barata. Se podrán repavimentar nuestras autopistas y carreteras. Y, quizás, quién sabe, hasta regresen los buenos tiempos del Estado CADIVI, aún cuando ya no generamos ninguna renta petrolera.

Zambrano y el resto de los facinerosos que le acompañan, están en perfecta sintonía con la Doctrina Biden para Venezuela. A partir de hoy, está formalizada nuestra condición hemisférica como neocolonia de la República Socialista de Cuba. Formamos parte de la cadena de valor del esfuerzo factorial para la producción de la Gran Maquila del Caribe. Y, nuestra alma patrimonial, nuestras riquezas naturales y hasta el trabajo de nuestra gente, le ha sido asignado y le pertenece a la República Popular China y a unas cuantas docenas de colosales inversionistas de origen norteamericano y europeos que son quienes baten sabroso el chocolate de los grandes negocios del mundo actual.

¡Eso significa vivir sin Donald J. Trump! Se entiende, ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 7 =