Según inteligencia colombiana guerrillero disidente colombiano Jesús Santrich fue dado de baja en territorio venezolano

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa

Jesús Santrich, uno de los líderes de las disidencias de las Farc, es asesinado en Venezuela en las últimas horas, en medio de un enfrentamiento entre bandas ilegales, informa el portal colombiano Semana.

La información fue confirmada a Semana por altas fuentes venezolanas. Aún no hay mayores detalles de lo ocurrido.

La Corte Suprema de Justicia había emitido un concepto favorable para la extradición de Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias “Jesús Santrich”, solicitada por el gobierno de los Estados Unidos para que comparezca en juicio por delitos de narcotráfico ante la Corte para el Distrito Sur de Nueva York.

¿Quién era Santrich?

Jesús Santrich nació en Toluviejo, Sucre, de donde es su padre, pero pasó su niñez en Pasto, de donde su madre es oriunda. Ambos eran docentes de filosofía.

Con fusil al hombro recorrió la Sierra Nevada de Santa Marta. De entonces recuerda sus andanzas con Simón Trinidad. En la clandestinidad era quien redactaba los comunicados, estuvo en la fundación de la Radio Resistencia, y participó en la del partido clandestino y el movimiento bolivariano. Cobró mayor protagonismo cuando llegó Iván Márquez.

Hace más o menos una década perdió la vista. Así lo relató al periodista Jorge Enrique Botero para el portal Las2orillas: “Eso fue como cuando cae la tarde: lentamente; a los 14 años yo no veía muy bien y tuve que usar lentes, pero cuando ya estaba en la universidad se me fue cerrando el campo visual en los dos ojos. Hasta que hace unos seis años el ojo derecho se me apagó (…) tengo un síndrome de Leber, de origen genético, que afecta los nervios ópticos (…)”.

El país conoció a Santrich luego de unas declaraciones que fueron catalogadas como una ofensa a las víctimas del conflicto. El episodio sucedió en Oslo, Noruega, en octubre de 2012, cuando el Gobierno y la guerrilla destaparon los diálogos que habían sostenido en secreto. Cuando le preguntaron si las Farc estaban dispuestas a reparar las víctimas contestó, casi cantando, “Quizás, quizás, quizás”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 16 =