Sobre la miniserie de la Batalla de Carabobo dirigida por Luis Alberto Lamata

Edilio Peña / Venezuela RED Informativa

“Alguien siempre debe ocupar ese espacio que por reducido y estrecho, requiere doblegarse. ” Estremecedora opinión. Si la leyese alguien sepultado en La Tumba.

No, Luis Alberto Lamata no requiere doblegarse. Es su naturaleza. No hay esfuerzo, ni culpa. Es su condición humana la que se dobla tranquila y sin perturbación. Por eso carece de pudor y puede ser feliz mientras el horror devora a los demás.

Acá no se trata de juzgar o no su obra. Él pertenece a esa estirpe que Hannah Arendt denominó:la banalidad del mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =