Solo para pasear

Editorial / Venezuela RED Informativa

El silencio de la oposición venezolana NO es para nada inocente. Es de complicidad, de arreglo con el chavismo. Ante las enormes tensiones sociales, las acciones de calle invisibilizadas por medios comprados o dañados por el gobierno, dormirse en el supuesto de una “normalidad” aceptada por una también resignada Venezuela, es criminal.

Es inconcebible que lo que una vez fuera considerado como el liderazgo de un país, que decía enfrentar a la porquería del siglo XXI, ahora se mantenga escondido detrás de un tapabocas, haciendo como si no pasase nada.

Las tristes declaraciones de un Capriles que habla patrás y palante. Las empobrecidas palabras de un insípido Guaidó y el rotundo callar de los antiguos grandes loros de la MUD es impresionante. Han pasado de incontinentes verbales a muditos. ¡El gato les comió la lengua!

Lo cierto es que la peste china terminó por arrasar con toda la flora y la fauna de mentecatos sobrevaluados por la imaginación y la necesidad colectiva de volver a ser un país libre. Por las rabiosas ganas de salir de “esto”, nos tragamos toda una mediática de alquiler pagada con dólares robados, montada a varias manos para hacernos creer que con ¨esos¨ se podía recuperar al país.

Ahora todos están desnudos. Todos tienen que esconderse del pueblo venezolano, porque han sido sorprendidos finalmente en su mala fe y en su vocación para delinquir sabroso con el gobierno de esta nefasta revolución.

No hay de otra. La salida de todos estos malvivientes lo empieza y lo termina la gente de a pie surgida desde la Resistencia, junto con aquellos que nos quieran ayudar desde afuera. El corazón y las entrañas de Venezuela tienen completamente claro que solo cabemos y podemos estar acá aquellos que deseamos ardientemente un país aún mejor que el que estos desgraciados se encontraron y nos lo acabaron. Que afuera, lejos, es SOLO PARA PASEAR. Que la tarea es reconstruir al país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 6 =