Tareas pendientes

David Bonyuet / Venezuela RED Informativa

La beatificación de José Gregorio Hernández nos demuestra que los milagros sí ocurren y tanto es así que solo llegan buenas noticias de Cabo Verde. Pero seamos sinceros, ni que caigan todos los testaferros, ni que impongan todas las sanciones será suficiente para que este régimen caiga. Hay mucha tarea pendiente… y lo peor es que no se está haciendo.

El conglomerado criminal ha asesinado impunemente a inocentes, nos deja morir sufriendo en los hospitales, tiene a los niños desmayándose en las escuelas y muchas familias muriendo de hambre … pero les quitan los partidos a unos inútiles y ¿eso ahora si es un delito? Los venezolanos de bien estamos esperando que los metan presos a todos esos politiqueros y sufran por haber abandonado al país en su vil egoísmo. ¡La tarea pendiente siempre ha sido la libertad de Venezuela!

Algo que nunca, jamás, bajo ningún concepto se debe hacer es: pedirle a “posibles” aliados dentro de un conglomerado criminal, a que se unan del lado correcto de la historia… el resultado es evidente y visible: muchos secuestrados, algunos muertos, otros torturados y de los pocos que se han escapado, ¡están abandonados! Lo que siempre se debe hacer, por todos los medios, con pruebas y denuncias en la mano, es la solicitud de apoyo militar internacional con un plan de acción y demostrando los recursos internos a disposición, de lo contrario no se construye unidad nacional en torno a lo que se está pidiendo y se dispersan las dudas de que quiere el gobierno legítimo en Infiernozuela.

Yo creía que Leopoldo López tenía complejo de Libertador para independizar a Venezuela, después creía que era Ghandi con una ferviente lucha pacífica … luego creí que era Mandela y desde la prisión lideraría la libertad. Ahora no tengo dudas que es el Guasón y se ha burlado de todos nosotros. Así están muchos que igual que Gilber Caro no quieren que les quiten su protagonismo fantasioso y no logran hacer nada, pero ¿será a propósito? Gustavo Tarre salió en la entrevista de Carla Angola asegurando que no hay votos para una intervención; o sea, literalmente confesó no hacer su trabajo para lograr la libertad de Venezuela y se ha quedado de brazos cruzados esperando que otros tomen decisiones sin justificar la más idónea. ¡Vamos bien mal y es porque el gobierno legítimo tiene muchas tareas pendientes!

Si de verdad hubiese una fuerte unidad de lucha contra el conglomerado criminal, habríamos visto al menos:

1) apoyo irrestricto al TSJ legítimo en el exilio. Hasta ahora es evidente el egoísmo del G4 en concentrar la legitimidad absoluta.

2) anulación de todos los pasaportes diplomáticos (sugerencia que Diego Arria lleva tiempo promoviendo).

3) rechazo absoluto a cualquier proceso electoral en tiranía. No puede haber elecciones en usurpación y mientras siga el secuestro del poder de las armas. No podemos seguir pidiendo elecciones cuando es obvio que no hay forma de ejecutarla imparcialmente.

4) dejar de andarse entre las ramas: se debe decretar al chavismo (PSUV, PPT y todas sus variantes) como organizaciones terroristas y pedir al mundo su neutralización.

5) decretar la expulsión de las fuerzas militares de ocupación en el territorio de Cuba, Rusia, China y todas las fuerzas terroristas Hezbollah, FARC, ELN, etc.

6) solicitar apoyo internacional para la ruptura del cable submarino Cuba-Venezuela.

7) nombrar un coordinador presidencial de la Defensa que establezca alianzas internacionales, analice y ponga en práctica las mejores opciones.

De esta forma, los gobiernos amigos que reconocen al legítimo tienen acciones que pueden ayudar y actuar. Amigo lector, ¿ha visto algo concreto del gobierno legítimo contra el chavismo? Si usted tiene dudas, le aseguro que los gobiernos de afuera no deben entender que está pasando en Infiernozuela. Obviamente hay muchas cosas por hacer y el legítimo tiene todas las tareas pendientes.

Mientras el liderazgo legítimo siga diciendo que el chavismo es un partido político, seguirán usando la estrategia equivocada a un problema claramente criminal y terrorista. Aquí hace falta el poder de las armas para neutralizarlos a todos: los que están en el poder y quienes los sostienen.

La sociedad civil tiene la tarea pendiente de organizarse, unirse y demandar acciones a los politiqueros de turno. Mientras los dejemos divagar en su poceta de estiércol seguirán con su kgada política.

@DBonyuet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − seis =