Tierra de nadie

Editorial / Venezuela RED Informativa

Con la misma velocidad con que fueron establecidas las pesadas restricciones sobre el gobierno bolivariano en el inicio de la Era Trump, la administración Biden/Harris también comienza su desmantelamiento.

La reciente instrucción del Departamento del Tesoro norteamericano que libera de restricciones a los puertos y aeropuertos venezolanos forma parte de la Doctrina de la Inclusión puesta en marcha por el nuevo gobierno. O sea, además de travestis y pargos, se “incluyen” a todas aquellas zonas de embarque y reembarque de las drogas que se consumen en las calles de la “inclusiva” América, y que triangula la porquería del siglo XXI desde Venezuela.

Estamos en presencia del siguiente paso en el camino hacia la reinserción de nuestro país en el club del Mundo Libre. Lo mismo que el pronunciado ruido que golpea en las paredes de Washington para que sea excluida de la lista de países promotores del terrorismo a Cuba.

La celeridad es pasmosa. No quieren perder tiempo. La apuesta de la nueva administración norteamericana, aunque arreglada con los promotores de la Gran Maquila del Caribe, es groseramente descarada.

Comienzan por la Venezuela “libre”, “independiente” y “soberana” para acercar a aquellos empresarios norteamericanos que operan en China, que van a mover algunas de sus filiales a nuestro país. Eso sí: en compañía de la familia Castro, que aportará también a sus 6 millones de esclavos, hace años acordados con el presidente Barack Obama.

Es por eso que ya no suenan tan ridículos, como antes, los comentarios del señor Maduro sobre las “colas” de inversionistas dispuestos a mover sus negocios hacia esta TIERRA DE NADIE, donde vale todo.

En ausencia del Estado Nacional, que ya pasó a mejor vida, el resto del país se derrama en esta nueva selva neoliberal al sálvense quien pueda en lo económico.

Es cosa de horas, a lo más de días. En muy breve tiempo el señor Maduro ya podrá dar la orden a la Imprenta Nacional. Con toda seguridad, desde el mismo 3 de noviembre la esquela estaría ya redactada: “¡Gracias Mr. Biden por los favores recibidos!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 19 =