Titi

Editorial / Venezuela RED Informativa

No es de ahora, eso pasa desde hace mucho tiempo atrás. El Estado de Trinidad & Tobago es y siempre ha sido un cómplice criminal de la porquería del siglo XXI.

Que deporten a docenas de venezolanos a cada rato, para ponerlos en las garras del SEBIN, tampoco es nuevo. Estas bestias salvajes que comparten y se cogen las riquezas del crudo que genera la Plataforma Deltana, son y hacen lo que sea con tal de no molestar e incluso agradar al NARCOGOBIERNO de Caracas.

La densa maraña de franquicias bancarias, financieras y de seguros con base en el moderno Puerto de España, lleva más de dos décadas al servicio del lavado y blanqueo de la “ropa sucia” del Difunto y de la de sus hijos bastardos.

Los fantásticos supermercados de origen inglés igualmente, llevan desde hace añales siendo los bodegones privados extraterritoriales que las NARCOFUERZAS armadas de la patria tienen para comprar sus chucherías.

A menos de media hora de Maiquetía en vuelo comercial, en la zona de carga del Aeropuerto Piarco es de lo más frecuente conseguirse con un transporte oficial venezolano, cargando las compras del fin de semana de un grupo de generalotes de la revolución.

Curioso que la señora Bachelet no esté enterada de tan “íntima” relación. Curioso también que seguramente ignore lo descomunal de las instalaciones de la embajada/consulado venezolano en ese país. Con todo y su valla gigante de “…Chávez paso por aquí” y no sé cuántas estupideces más del estricto manual revolucionario.

Por cierto, ubicada en la calle de atrás de la embajada norteamericana, diagonal al edificio administrativo de la British Petroleum (BP), haciendo esquina con la sede del Partido Laborista de Trinidad & Tobago… a tiro de piedra del Parque La Sabana, para mayores indicaciones.

Y “nadie” nunca hace rollo. Como tampoco se habla del racismo a la inversa de los TITI en contra de los hombres, y en especial en contra de las mujeres venezolanas.

Total, mientras las súper plataformas de la BP en aguas profundas continúen chupando y extrayendo crudo de ambos países para que solo uno lo venda. Mientras Venezuela “olvide” el hecho que los yacimientos son geológicamente propiedad de ambas naciones. Mientras el gobierno defienda solo los intereses de los bolsillos de quienes velan por la patria, allá no pasa nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 15 =