Todavía

Editorial / Venezuela RED Informativa

El país, para el día día de las grandes mayorías, se encuentra a la deriva. La sociedad “organizada” que alguna vez tuvo Venezuela, es hoy solo una pobre sombra raquítica de lo que una vez pudo ser. En este sálvense quien pueda, nadie más “gana” que el más fuerte, tragándose al más pequeño. Todo eso y mucho más es Venezuela ahora, cuando casi “terminan” las tres semanas corridas de reclusión, ordenadas por la cuarentena estricta del señor Maduro.

Tras 21 días de inútil encarcelamiento colectivo, el alto “gobierno” nos ha prometido salir a “tomar el sol” nada más que por una semana, a partir del lunes 12. ¡Bendito sea Dios!

TODAVÍA sin esperanza alguna, ni de vacunas ni de vacunaciones masiva. Así todo, aprovechan el interés colectivo para comunicar, cada vez que pueden, nuevas estupideces.

Así Delcy Eloína, quien es técnicamente la reina del arroz con pollo en Venezuela, nos hace saber que, dados los enormes niveles de importaciones sin control que están entrando por los puertos nacionales, van a tener que ajustar los aranceles.

El NARCOGOBIERNO dice estar alarmado por la increíblemente grande cantidad de aguardiente, comidas, chucherías, aceitunas negras y quesos franceses que existen en los bodegones. Por cierto, hasta donde podemos recordar, las aduanas siguen en manos de la NARCOGUARDIA nacional y de sus jefes cubanos.

Lo curioso es que el cretino de Arreaza, un par de días antes, y dada su increíble estupidez, acusó al Departamento de Estado, la Comunidad Europea y hasta al país de Nunca Digas Nunca Jamás, de obstaculizar el esfuerzo del gobierno bolivariano para traer las vacunas en contra de la peste china. Es decir: el Mundo Libre se hace de la vista gorda con la caña que nos dejan pasar, pero nos niega las vacunas. ¡Increíble!

Solo un ejercicio totalmente inútil de intento de comprensión a la estupidez, podría ayudar a decodificar a estos dos buenos para nada, miembros honorables de este perverso gobierno.

Pero, una cosa sí parece ser cierta. Ni ellos, ni los otros, están interesados en que Venezuela se acerque a algún tipo de normalidad. Ni tan siquiera por las eternas razones comerciales, que siempre animan a estas bandas. Al menos TODAVÍA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =