Todo está bien

Editorial / Venezuela RED Informativa

En la nueva América de Joe Biden, el gobierno dice hoy una cosa y mañana sale con otra completamente distinta. La Administración Biden/Harris aclara tanto, que confunde con el “asunto” Venezuela.

Así, el embajador de ese país para Venezuela, con sede virtual/web en la ciudad de Santa Fe de Bogotá, un buen día habla sobre su participación en las conversaciones gobierno/oposición para promover elecciones “libres y transparentes” en noviembre, y al rato se desdice.

El Departamento de Estado pone a declarar al señor que lleva el cafecito de la tarde a las oficinas del edificio. Este anuncia que, en cuanto a la política de la Administración sobre el señor Maduro y sus pandillas nada ha cambiado en Estados Unidos. Que la percepción sobre Venezuela y su gobierno sigue siendo la misma: ¡mala, con tendencia a empeorar!

Así no ha terminado de hablar el hombre del café, cuando la oficina que tiene que ver con las finanzas norteamericanas, despenaliza a los buques que atracan en puertos venezolanos.

Lo mismo. Una comisión de vampiros de la oposición, encabezada por nuestro autonombrado máximo representante sentimental, Leopoldo López, llega a Washington con el fin de dar la cara por sus jefes del gobierno revolucionario.

Son recibidos por el alto gobierno Federal. El ánimo es empujar las negociaciones con el régimen del señor Maduro, para desmontar las restricciones y medidas de aseguramiento financiero de los bienes de la República, los bonos basura y sobre el resto de las tracalerías bolivarianas en cartera, a cambio de elecciones libres al estilo Smarmatic, para meter la coba.

Otra vez, al poco rato, sale la señora de la limpieza que se ocupa de la Casa Blanca. Niega el contenido de la reunión y aprovecha para despotricar del régimen de Caracas. ¡Dios!

Afortunadamente, como dice la VP Kamala Harris: “amor es amor”. ¿Quién le dice que al señor Maduro que no tiene también derecho a despachurrar a todo su pueblo, en nombre de la autodeterminación de las gentes?

De manera pues que, conforme al nuevo criterio en cuanto a política exterior de los Demócratas del siglo XXI, mientras que el chavismo no le dé por entrar a Estados Unidos, y se mantenga escondiendo su mugre en el Norte de la América del Sur, TODO ESTÁ BIEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + uno =