Todos lo sabemos

Editorial / Venezuela RED Informativa

Resulta que la galería de propietarios de latas vacía, que acá en Venezuela se llaman todavía partidos políticos, jura que están en una trama secreta, para repartirse al país entre ellos y la porquería de siglo XXI.

¡Han visto demasiadas películas malas! Las bandas que componen a la oposición en Venezuela, pareciera que no terminan de comprender la realidad. Acá no se está disputando entre nadie un pedazo de la torta. La chusma chavista, si acaso, permitirá que se roben los centros de mesas y los pocos adornos que pusieron para la fiesta electoral de noviembre.

Porque la oposición en Venezuela, muy arrastrada y de muy bajo costo al final, únicamente tiene un solo propósito para al régimen: permitirse un “discreto” retoque al maquillaje democrático que se pone para darle la cara al mundo. Un poquito de “elecciones” aquí y allá es más que suficiente para lucir mejor.

Sin caernos a cobas: la oposición venezolana no es otra cosa que unas bandas de fulanos sin oficio conocido. Definitivamente, gente que vive en una jaula de hámster, dimes y diretes, y que solo responde a las estrategias para “cara lavada” que diseña, piensa y echan a andar en La Habana los chulos que regentan al Burdel Venezuela desde Cuba.

De forma que, en su imaginación de conseguir espacios de poder “cedidos” por las necesidades del proyecto bolivariano, cometen un gravísimo error. Creen estar “pensando” es términos tácticos; mientras que los otros siguen actuando en términos estrictamente estratégicos. El chavismo tiene un rumbo invariable: conservar como sea el poder en Venezuela. Ellos, mercachifles oportunistas, solo tienen hambre; mientras que los otros reparten como les da la gana, lo que no es de ellos.

Porque en ésta, como en tantas otras elecciones, con presentarse en la payasada electoral que monta el régimen es suficiente. Con solo ir, el chavismo cubre sus formas. Resuelve sus necesidades. Hace el cuento y continúa con su puño bien apretado sobre todo el país.

Ellos lo saben, el régimen lo sabe y los americanos también. Porque acá, con tanta basura que ha corrido debajo de nuestros pies, ¡TODOS LO SABEMOS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 8 =